Alperovich anunció un recorte de gastos por $ 500 millones.

El Gobernador dijo que ese ahorro permitirá garantizar la continuidad de las obras públicas frente a la caída en los ingresos por efectos de la crisis mundial.
Frente a la caída en los ingresos a las arcas provinciales por coparticipación federal y recaudación de impuestos, por efecto de la crisis financiera internacional, el objetivo del Gobierno provincial es buscar recursos por otros medios para garantizar la continuidad del plan de obras públicas.

En este contexto, el gobernador José Alperovich confirmó ayer que se está llevando a cabo un plan de recorte de gastos públicos de entre 400 y 500 millones de pesos para afrontar esta situación y mantener el nivel de trabajos. "Siempre se puede mejorar, pero vamos a priorizar la obra pública, que la salud esté bien y que desarrollo social funcione", explicó el titular del Poder Ejecutivo a la prensa, tras supervisar obras en la Capital tucumana.

El Primer mandatario aseguró que "todos los días" está pendiente del control de los gastos y los ingresos de recursos en el Estado, tras lo cual recordó que "la única provincia del país que no aumentó impuestos fue Tucumán, mientras que Córdoba y Santa Fe incrementaron Ingresos Brutos y el Inmobiliario". En este sentido, Alperovich reiteró que el desafío de su gobierno "es mostrarle a los tucumanos que se puede hacer igual o más cantidad de obras con menos plata. Vamos a tratar de ahorrar entre 400 a 500 millones de pesos durante todo el 2009", insistió.

Más desempleo

Por otro lado, el Gobernador confesó estar preocupado por los datos brindados en las últimas horas por el INDEC que indican una suba del desempleo en Tucumán al 9,7 por ciento durante el último trimestre de 2008. "Es verdad, la crisis está. No voy a negar nada. Si un negocio no vende, a la corta o a la larga, deja gente", advirtió y aseveró que su obligación como gobernador "es tratar de parar esto, buscando dar mayor cantidad de obras públicas para compensar lo que no da la actividad privada, pagando los sueldos y tratando que no falten remedios ni atención en los hospitales. Lo que no podemos hacer es inmovilizarnos", enfatizó.

Atribuyó el crecimiento de la desocupación al hecho de que "hay empresarios que no tienen solidaridad, no tienen corazón y usan como variable a la gente".

Alperovich dijo que "desempleo debe haber, no voy a negarlo, absolutamente. Pero estamos trabajando para conservar los empleados que hemos conseguido, compensando lo que no hace la actividad privada", reiteró. El Gobernador resaltó que, frente a la caída de algunas fuentes de empleo, el reciente anuncio sobre la construcción de otro hotel 5 estrellas, por parte del Grupo Macro en la zona del ex Abasto "es trabajo para obreros y significa empleados en el hotel". También destacó que ayer habló "con uno de los presidentes de YPF para que se coloque urgente una de las plantas deshidratadoras de alcohol, lo que va a generar mucho trabajo para la gente y mucho valor agregado (para la actividad azucarera)".

Comentá la nota