Alperovich analiza dar una suba salarial superior al 15 %.

A 40 días de las elecciones legislativas, el Poder Ejecutivo busca otorgar una medida que satisfaga las necesidades de los trabajadores y que les permita cosechar la simpatía sindical.
El gobernador José Alperovich no está dispuesto a permitir que el fantasma del conflicto social se alimente en la provincia a raíz de la falta de acuerdo salarial con los gremios estatales, menos aún en plena campaña electoral.

La suba del 15,56 por ciento otorgada por la Nación la semana pasada, pagaderos en dos partes, puso en aprietos al gobierno tucumano, dada la particularidad y la dispersión que existe en la escala salarial del Estado. Otorgar la misma mejora de sueldos en términos porcentuales implicaría una cifra irrisoria para el bolsillo de los trabajadores. Esta situación ya se la hicieron saber los líderes sindicales al ministro de Gobierno Edmundo Jiménez en los encuentros que protagonizó entre el lunes y martes con diferentes gremios estatales. Sin embargo, todo indica que Alperovich está dispuesto a transformar esta dificultad en una oportunidad que le permita quedarse con la simpatía sindical a 40 días de las elecciones legislativas, demostrando un "gran esfuerzo provincial" para superar el porcentaje ofrecido a nivel nacional.

La frase que abrió las puertas a un acuerdo más conveniente con el sector laboral, la emitió en propio Gobernador en sus declaraciones matinales. "Vamos a ver qué se puede hacer, pero hay que resolver el tema de la mejor manera y dentro de nuestras posibilidades", señaló. Alperovich resaltó que la Nación no brindará asistencia financiera a la provincia para hacer frente a las erogaciones salariales, razón por la que consideró ser prudentes en la decisión a adoptar sobre el particular. Con esta teoría, el ministro de Gobierno Edmundo Jiménez recibió en su despacho ayer a la Unión de Gremios Estatales, liderada por ATSA, la Federación de Trabajadores Municipales, el Sindicado de Vivienda y los del Casino. El planteo fue claro en esa reunión. Los trabajadores rechazaron de plano la posibilidad de que la mejora del 15,56 por ciento se aplique al salario básico.

"De ser así representaría un aumento irrisorio para los trabajadores porque el básico es un ingreso muy bajo. Lo que pretendemos de mínima es que ese porcentaje se aplique sobre el salario bruto", indicó René Ramírez, secretario general del gremio de la Sanidad, tras el encuentro de ayer. El obstáculo que se presentó ayer en las conversaciones fue la ausencia del decreto nacional firmado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, razón por la que no pudieron avanzar en los detalles de la medida nacional y sus alcances específicos. Apenas la provincia sea notificada oficialmente, se realizará una nueva convocatoria con el sector sindical para profundizar en los detalles.

Estrategia oficial

La metodología que despliega el Poder Ejecutivo cada vez que se plantea la mejora salarial, no depara muchas sorpresas para los gremios estatales. Esta vez no hubo excepciones. Mientras el ministro de Economía Jorge Jiménez, muestra lo exigidas que se encuentran las arcas provinciales, el titular de la cartera política Edmundo Jiménez, persuade a los gremialistas a bajar sus pretensiones y estable negociaciones por sectores. Todo indica que los acuerdos al que se arribarán contemplarán las particularidades de casa sector laboral. Esto no sólo incluiría un ofrecimiento oficial superior al 15,56 por ciento, sino también otros beneficios como por ejemplo el pase a planta permanente de trabajadores que se desempeñan transitoriamente en el Estado o el blanqueo progresivo de cifras que se perciben actualmente en concepto no remunerativo. Este fue otro de los planteos puestos sobre la mesa de discusión ayer por la Unión de Gremios Estatales. Además de solicitar que la suba se aplique sobre el salario bruto, como sucede actualmente con el pago del medio aguinaldo, reclamaron estabilidad laboral y que se lleve adelante un blanqueo automático de cifras a los trabajadores que ingresen en sus últimos diez años de vida laboral. "Hay muchos elementos que estamos evaluando y que son de gran necesidad para los trabajadores, como por ejemplo, pasar progresivamente a planta permanente a quienes se desempeñan en la planta de transitorios desde hace muchos años o asegurarnos que quienes se jubilen perciban la totalidad de sus ingresos en blanco", añadió Ramírez.

El pasado lunes estuvieron en la Casa de Gobierno los dirigentes de la Agremiación de Trabajadores del Estado (ATE), Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales y de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), entre otros. El planteo que le dejaron al ministro Jiménez no fue nada diferente, como tampoco fue distinta la respuesta otorgada por el funcionario.

Es oportuno recordar que la mejora de sueldos otorgada por la Nación se dará en forma desdoblada, con un ocho por ciento a partir de junio y un siete por ciento en agosto, que se cobrará el 1° de setiembre. El acuerdo tiene vigencia por un año y beneficiará a 170 mil trabajadores estatales, y a otros 70 mil de organismos descentralizados, personal no docente universitario y personal civil de las Fuerzas Armadas, entre otros, cuyos convenios están atados al sector público.

Nuevos frentes

de tormenta

El beneficio salarial nacional multiplicó el reclamo laboral en todos los estamentos de la provincia. Desde los municipios, que deberán ajustar sus presupuestos a esta nueva erogación, hasta los otros poderes del Estado que deberán adherirse a la medida federal, están inmersos en un período de evaluación sobre cómo salir de este laberinto. En el municipio de San Miguel de Tucumán, el intendente Domingo Amaya, deberá rubricar un decreto para que los municipales accedan al beneficio. El presidente del Concejo Deliberante Ramón Santiago Cano, manifestó la probabilidad de que los concejales se reúnan con funcionarios para realizar las correspondientes reasignaciones presupuestarias. Los médicos que se desempeñan en el ámbito del Sistema Provincial de Salud (SIPROSA) plantean la necesidad de una mejora salarial del 25 por ciento a la base de cálculos. Las conversaciones se llevan adelante con el Ministerio de Salud Pública de la provincia.

Comentá la nota