Alperovich y Amaya bajan los decibeles

En la tarde de ayer asumió Marcos Díaz en lugar de Walter Berarducci como Secretario de Gobierno de la municipalidad capitalina. Elogios del Gobernador hacia el Intendente.
Todavía no amaina la tormenta que se desató entre el gobernador José Alperovich y el intendente Domingo Amaya, que obligó al jefe comunal de San Miguel de Tucumán a remover a dos de sus funcionarios, Walter Berarducci, secretario de Gobierno y Alfredo Toscano, de la subsecretaría de Servicios Públicos.

En lugar de Berarducci, en la tarde de ayer asumió Marcos Díaz, un hombre cercano al jefe comunal quien debió contar con la venia de la Casa de Gobierno, donde están empeñados en dejar sin estructura política y territorial al diputado nacional Germán Alfaro.

Amaya y el flamante funcionario sólo realizaron declaraciones de compromiso, con la clara intención de descomprimir la interna que se desató.

Ayer, luego de los movimientos políticos de Amaya (que en realidad dejan mal parado a Alfaro, uno de los detonantes de la pelea con sus explosivas declaraciones) Alperovich salió a reivindicar al intendente con grandes elogios.

"Les pedí a los concejales que lo apoyen fuertemente al intendente Amaya, porque es uno de los mejores intendentes que hubo desde el regreso de la democracia, y con él hay que trabajar en conjunto porque, la verdad, está haciendo muchas cosas por la Capital", señaló Alperovich luego de recorrer obras enel barrio de Villa Urquiza.

En bandeja

El viernes por la noche el Gobernador citó en su domicilio a los ediles oficialistas para, asado de por medio, tratar de recomponer las relaciones internas y servirles en bandeja, además de costillas, vacío y chorizos, las cabezas de Berarducci y Toscano.

A propósito, Alperovich afirmó que "la pelea, la lucha entre los políticos, no le interesa al ciudadano común, lo que le interesa es que le solucionemos el trabajo, la seguridad, esos temas". La dura interna se desató a partir de un pedido de interpelación de ediles opositores y algunos oficialistas al ahora ex secretario de Gobierno, por presuntas irregularidades en la contratación de obras en la Asistencia Pública. Desde el entorno más cercano a Amaya y Alfaro creen que cayeron en una emboscada muy bien tendida para desarmar el andamiaje político dentro de la municipalidad.

Alperovich estuvo acompañado por Ramón Santiago Cano, titular del Concejo Deliberante de San Miguel de Tucumán. Un gesto que indica claramente a quien responde el dirigente camionero, que de todas maneras tuvo palabras medidas. "Acá hay un alineamiento y pertenecemos a un proyecto político. Muchas veces si no tenemos en cuenta eso tenemos que irnos. Esto es así de sencillo. Lo que tenemos que hacer todos es trabajar", dijo. Cano, quien minimizó los cambios en el gabinete municipal.

Comentá la nota