Alperovich admitió que la quema de caña es difícil de parar

Los focos de incendio generados por la quema de cañaverales y pastizales, lejos de extinguirse, se incrementan con el correr los días. El secretario de Medioambiente asegura que los controles se llevan a cabo, al igual que las denuncias.
El gobernador, en tanto, afirma que esta práctica ilegal es difícil de combatir

Para quien transita por los caminos de la provincia, encontrarse con una humareda que impide respirar, ver y transitar, es moneda corriente. Sobre ruta 38, sobre ruta 9. A todos lados llega el veneno que despiden esos campos que arden, sin que los responsables midan las consecuencias.

Desde la Secretaría de Medio Ambiente informaron que los siniestros se duplicaron este año, por lo que Tucumán se encuentra en una situación de emergencia. Según el titular del área, Alfredo Montalbán, ya se presentaron más de una treintena de denuncias, pero la justicia aún no emite condena.

Por su parte, el gobernador Alperovich criticó duramente el accionar de los "irresponsables que no tienen respeto por la vida del otro". El mandatario aseguró que erradicar esta práctica prohibida, será muy difícil y que, la solución más que depender del Estado Provincial, depende de la conciencia de la sociedad.

Comentá la nota