Alperovich admitió que ya hay despidos

El Gobernador se mostró preocupado por la situación y exhortó a los empresarios a no utilizar la política del “sálvese quien pueda”. "Hay que ser más solidarios", exigió el Mandatario.
Los vaticinios sobre una baja en el nivel de ocupación, por efecto de la recesión que se generó en Tucumán a consecuencia de la crisis financiera global, finalmente se hicieron realidad.

El gobernador José Alperovich admitió ayer que "se nota que la crisis está llegando" a Tucumán y confirmó que "se están produciendo despidos" en el sector privado, como consecuencia de un fuerte descenso en la actividad comercial.

"Hay gente que se queda sin trabajo en transporte, comercio y construcción, a pesar de lo que les pido a los empresarios", lamentó el titular del Poder Ejecutivo, en declaraciones a la prensa, luego de supervisar obras en una escuela de la vecina ciudad de Banda del Río Salí.

Tras sostener que aún no se manejan cifras oficiales respecto al número de despidos producidos, Alperovich volvió a reclamar al empresariado que "no echen a sus empleados" como medida de ajuste para afrontar la crisis financiera y que "no apliquen la política del sálvese quien pueda".

"Les pido que entre todos creamos que no llegará la crisis, hay que aportar un poco, hay que ser más solidarios", exhortó.

Medidas del Gobierno

El Primer Mandatario recordó que, como medida para enfrentar esa situación, el Gobierno buscará "inyectar más dinero en obra pública para crear más puestos de trabajo. Trabajamos todos los días para ver qué vamos a hacer", acotó.

En este sentido, reiteró que desde el próximo mes los empleados públicos percibirán "dos sueldos y medio juntos" (noviembre, diciembre y el medio aguinaldo), lo que implicará una erogación de aproximadamente 1.200 millones de pesos. Alperovich entiende que esa inyección de divisas en el mercado local será un desahogo para el sector comercial, que está sufriendo los efectos de la recesión, a partir de una pronunciada baja en las ventas.

Al respecto, el titular del Poder Ejecutivo reconoció que "se comenzó a notar un descenso del nivel de actividad económica" en la provincia, con un descenso en la recaudación de impuestos, que -según advirtió- "se hará sentir más en febrero del año que viene".

Si bien aclaró que "hasta ahora los números son buenos" (dijo que en diciembre los ingresos superarían los 100 millones de pesos), el Gobernador reconoció que bajarán los índices de recaudación en lo que resta de este año y durante los primeros cuatro meses de 2009.

Como medida para mantener los niveles de ingresos a la Dirección General de Rentas (DGR), el Jefe del Ejecutivo provincial reiteró que en los primeros días de diciembre enviará a la Legislatura un proyecto de ley para incrementar en un 1,5 por ciento la alícuota que se aplica sobre los intereses cobrados por los bancos y las telefónicas.

Según Alperovich, si bien el incremento no es importante servirá "para recaudar mejor en el 2009", precisando que a partir de esa suba tributaria "se producirá un ingreso extra de 70 millones de pesos en telefonía y bancos", tras lo cual insistió en que la medida no alcanzará a la gente.

Viaje a Buenos Aires

El gobernador José Alperovich viajó ayer, pasado el mediodía, a la Capital Federal, donde por la tarde mantuvo reuniones con el ministro de Planificación Federal de la Nación, Julio De Vido, y con el titular del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Martín Redrado.

"Siempre es para traer más dinero para Tucumán", resumió el Gobernador a la hora de precisar los motivos de su visita a los funcionarios nacionales. En otro orden de consideraciones, Alperovich anunció que en los próximos días impulsará la realización de "una encuesta", que aseguró "no será para medir" su imagen o la de su gobierno, sino "para saber la percepción de la gente, en cuanto a los problemas que está viendo".

Además, Alperovich aseguró desconocer la encuesta privada difundida en el plano nacional en la cual se ubica primero en las preferencias de la gente, con un 45 por ciento de imagen positiva, seguido por el intendente capitalino Domingo Amaya, su esposa y diputada Beatriz Rojkés y el ex vicegobernador Fernando Juri.

"Desconozco ese tema, nosotros no estamos haciendo encuestas y no encargamos ninguna", aseguró.

Comentá la nota