Alonso vetó la Ordenanza del aumento a la planta política

La norma establecía importantes incrementos a los sueldos políticos y había sido aprobada por el Concejo Deliberante ante lo establecido en la Carta Orgánica. Alonso explicó que "Si no hay plata para todos, no hay plata para ninguno", en referencia al aumento que no pudo dar a los empleados por falta de fondos, y que la decisión de los ediles "resulta al menos, inoportuna".
Alonso aseguró no haber sido consultado sobre este aumento y desde el primer momento se opuso a la polémica medida.

El intendente Ricardo Alonso firmó el Decreto por el cual vetó en forma parcial la Ordenanza que establecía nuevos sueldos para la planta política. Si bien los concejales sólo cumplieron con lo establecido en la flamante Carta Orgánica que entró en vigencia hace sólo tres semanas, la medida fue muy cuestionada una vez que tomó estado público.

Por un lado los vecinos recordaron que el gobierno se queja a diario por la falta de presupuesto para avanzar en la mayoría de los reclamos, y por el otro la medida desató también un fuerte repudio por parte de los trabajadores municipales, quienes habían solicitado un ajuste de $ 600 y les fue negado ante la misma falta de fondos que argumenta la administración de la UVAC.

Puntualmente el intendente Alonso vetó la puesta en vigencia de la Ordenanza que estaba prevista para el 1º de enero, trasladándola para el 1º de abril "para ver después de la temporada de verano en que situación tenemos la economía del Municipio, y ver si tenemos plata para hacer frente a estos aumentos", precisó el jefe comunal a LA ANGOSTURA DIGITAL.

En los últimos días Alonso visitó varios medios donde aclaró que "yo no pedí ni gestioné ningún tipo de aumento", y aseguró "me enteré sólo 72 horas antes cuando me lo contó la concejal Romina Cambiazzo". Esta Ordenanza - que fue aprobada por los tres bloques- dejó al descubierto una vez más el quiebre existente entre el Poder Ejecutivo y los concejales que representan al oficialismo en el legislativo municipal.

Los argumentos

En el Decreto Alonso destaca que "no es un dato menor el hecho de que el art. 144 de la Carta Orgánica Municipal disponga que "la sanción de toda ordenanza que implique gastos, debe prever los recursos necesarios para su implementación."

Aclara que si bien "la Ordenanza 2304/09 responde a los preceptos establecidos por la Carta Orgánica Municipal en materia de remuneraciones de los funcionarios políticos, y ello asimismo ha obedecido a la necesidad de adecuar las remuneraciones con un correcto criterio de justicia, también es cierto que la recomposición de tal circunstancia no puede estar ajena a las posibilidades presupuestarias concretas de la Administración Municipal y en conjunción con el momento histórico que impera en la República y la situación salarial del personal municipal".

No condice con la realidad económica

Se vislumbra que, más allá de resultar ajustada a derecho la Ordenanza 2304/09, la disposición contenida en su art. 11º resulta, al menos, inoportuna. Ello así, por cuanto no es posible cumplir la totalidad de las disposiciones de la Ordenanza en el tiempo que la norma establece, en virtud de la realidad presupuestaria imperante, y no se condice con la realidad histórica que en materia económica atraviesa el Municipio, la Provincia y la Nación".

De nuevo al Concejo Deliberante

Alonso pidió que se disponga "una norma de carácter transitorio, que permita cumplimentar con la readecuación de las remuneración de los funcionarios políticos, conforme lo permitan las posibilidades presupuestarias".

La decisión tomada por el líder de la UVAC obliga a los ediles a convocar a sesiones extraordinarias para redactar una nueva resolución, esto es porque había finalizado por este año el período ordinario del Concejo Deliberante.

Comentá la nota