Almará sigue avergonzando a los entrerrianos

Almará sigue avergonzando a los entrerrianos

El polémico diputado provincial oficialista quería pasar a Brasil y se hizo acompañar por personal de Gendarmería para zafar de una cola de tres horas. Al ver la fila, bajó de su Audi, se dio a conocer y en cinco minutos había cruzado.

El diputado provincial y recientemente autoproclamado precandidato a intendente de Paraná, Rubén Almará (PJ), usó su chapa política este mediodía de sábado para cruzar a Brasil, acompañado por personal de Gendarmería Nacional, y de ese modo evitó una cola de más de mil vehículos que esperaban en el puesto fronterizo con Uruguayana. 

Conduciendo su Audi blanco, atravesó a las 12.39 horas el cruce Paso de los Libres-Uruguayana, aprovechando su cargo para ganar los favores de la Gendarmería de guardia, lo que provocó la indignación de varios automovilistas, quienes se encontraban haciendo cola por más de tres horas y enviaron diferentes mails para dar cuenta de la situación. 

Calor, demora y papelón 

Este mediodía, entre el calor agobiante y la larga cola en el puesto fronterizo de Paso de los Libres, había un particular malestar entre los más de mil automovilistas que hacían paciente cola para llegar al puesto de Migraciones y pasar a Uruguayana, en uno de los puestos hacia Brasil. Pero esa molestia pasó a ser “indignación” cuando no pocos entrerrianos observaron que un Audi color blanco, en el que iba como conductor el diputado del PJ Rubén Almará junto con un acompañante, había evitado la larga cola. 

Del costoso vehículo bajó el también conocido como "dipudegenerado" -por haber acosado en una entrevista radiofónica a una menor de edad-, quien llegó hasta un gendarme que estaba de turno y exigió el paso inmediato hacia el país vecino, a causa de su condición política. El uniformado dio el aviso a sus superiores y de inmediato los gendarmes hicieron pasar por el costado de la larga fila al legislador oficialista, por lo cual su tránsito hacia Brasil no demoró más de cinco escasos minutos. La mayoría de los argentinos llevaba casi tres horas de cola para pasar a Uruguayana, consigna Análisis. 

Trayectoria 

En el 2008, Almará fue removido de su cargo como presidente departamental del partido en Paraná por agraviar a Estela de Carlotto(candidata al Premio Nóbel de La Paz) y reivindicar a la Triple A de López Rega. En 2011 fue sancionado por jugar con Jorge Busti por fuera del partido, en el Frente Entrerriano Federal (FEF) y enfrentando a Sergio Urribarri. 

Además se lo recuerda por cuestionar la reapertura de causas contra militares y civiles responsables de delitos de lesa humanidad durante la última dictadura. En 2013 fue criticado nacionalmente por su proyecto de censura de las redes sociales. 

A principio de 2014 fue protagonista de un nuevo escándalo nacional, luego de realizar una misógina entrevista en la que justifica la agresión a las mujeres y llega al punto de acosar a una menor empleando un lenguaje de alto contenido sexual. El escándalo llegó a los principales medios del país. Rápidamente fue calificado como el “dipudegenerado” o “dipuguarango”. 

Pese al frondoso prontuario que acompaña su carrera política, Almará lanzó esta semana su precandidatura a intendente de la capital entrerriana. Lo respaldan Edgardo Daniel Dellizzotti (intendente de Colonia Avellaneda); Domingo Daniel Rossi (intendente de Santa Elena); Hugo Vásquez (diputado provincial y ex titular del Suoyem); Ángel Vázquez (diputado provincial y ex intendente de San Benito), Gustavo Guzman (concejal de Paraná), Verónica Martínez (concejal de Paraná), Graciela Berón (concejal de Paraná) y Aníbal Vergara (dirigente del sciolismo).

Coment� la nota