Alma de Tiburón.

B NACIONAL / SAN MARTIN (SJ) 1 - ALDOSIVI 2: Aldosivi se afirma en ascenso directo: derrotó a San Martín gracias a dos apariciones de Gigli, su goleador.
Lo llevaron para este 09 y no se equivocaron. Es más, Matías Gigli parece tener los genes que identifican a Aldosivi: es un Tiburón. Porque en sólo cuatro partidos supo lastimar al rival y convertirse en un depredador del área: lleva un cuarteto de gritos y ya es el goleador del equipo. Ayer frente a San Martín demostró su naturaleza, ya que tuvo dos apariciones voraces que decretaron el triunfo de un team marplatense que se afianza en ascenso directo (acumula seis victorias al hilo) y con cinco puntos de ventaja sobre sus inmediatos perseguidores.

El local manejó la pelota a través de un Husaín preciso tanto en la ofensiva como en la creación. Con buen traslado, el Verdinegro le daba ritmo el juego. Aunque la falta de profundidad sigue amenazándolo: muchos bochazos por arriba y Pena los despejó todos. Fue Décima quien pudo abrir el marcador con un remate que se estrelló en el palo, aunque la alegría había cruzado de bando. Porque Aldosivi se paró bien en el medio, aprovechó un error del rival y a través de un tiro de Gigli encontró el 1-0, previa complicidad de Pocrnjic. Con ese golpe, los de Craviotto se despertaron y llegaron a la parda gracias a un preciso remate de Torresi. Encontraron alivio.

Incluso después volvieron a enderezar el rumbo, aunque cuando Husaín sintió el desgaste físico, el equipo también cayó. Así fue que los dirigidos por Rebottaro se pararon más adelante, agarraron la pelota y esperaron el momento justo para dar el mordisco. Y fue Gigli quien otra vez sorprendió a una defensa dormida y decretó el 2-1 final. Sí, Aldosivi lo ganó con su alma de Tiburón...

Comentá la nota