Allí también se entregan los certificados para la licencia de conducir Odisea para ser atendido en Sanidad Municipal

En el establecimiento, se atienden 500 consultas por día. La gente pide un cambio de sistema para dar celeridad al trámite.
Entrado el Siglo XXI, aún hay sistemas obsoletos que a pesar de muchos continúan funcionando. Sacar la licencia de conducir para los capitalinos sigue siendo un arduo peregrinar y prácticamente una odisea.

El principal obstáculo se encuentra en Sanidad Municipal, porque para conseguir el carné sólo es válido el certificado de buena salud que emite este organismo, requisito fundamental para obtener la licencia de conducir.

En Sanidad, los turnos prácticamente son muy difíciles de conseguir porque sólo se entregan 15 números por cada profesional. Por día, se llegan a realizar hasta 500 consultas, entre profesionales médicos y odontólogos.

Los certificados de los especialistas, como de oído o de vista, pueden conseguirse tanto en el sector privado como público. Sin embargo, quien intenta completar la nómina de certificados para sacar el carné debe saber que el único certificado de buena salud que tiene validez es el entregado por el organismo sanitario municipal.

En este edificio, ubicado en la peatonal Rivadavia, entre Mate de Luna y Zurita, trabajan 19 médicos, entre clínicos y especialistas, y unos 14 odontólogos entre los dos turnos. Los primeros números se dan a las 6.30 de cada día, pero la gente debe esperar desde... ¡las 2 ó 3 de la madrugada!

Algunos le aseguraron a este diario haber pasado una noche entera para garantizarse la consulta. A la tarde, también se entregan números desde las 14, pero muchas personas esperan desde las 10 de la mañana.

Luego de conseguir turno, el calvario no concluye: la espera debe seguir hasta que se logra ingresar al consultorio médico. Por lo tanto, no es exagerado asegurar que se puede llegar a perder todo un día para obtener un certificado.

A esto se le suma que para la presente época del año también hay una gran demanda de certificados para ser presentados en los establecimientos escolares. Todo esto da como resultado una situación realmente caótica, en un edificio que ya está quedando chico para atender a tantas personas.

Los reclamos por esta demora, que muchas veces genera la pérdida de un día laboral, son continuos.

"Desde hace 10 años que no cambia el sistema. Siempre la misma burocracia y el mismo desorden", opinó Juan, quien esperaba conseguir un turno para obtener el certificado de buena salud y, de este modo, poder renovar su licencia.

Para Lía Herrera, directora de Sanidad Municipal, el problema es que la mayoría de las personas que se acercan al establecimiento no poseen todos los certificados.

"Son distintos especialistas los que dan los certificados y normalmente clínicos tenemos, sin ningún problema", remarcó.

Sin embargo, destacó que el cuello de botella se produce con los especialistas, porque muy pocas personas vienen con todos los certificados y no con los médicos clínicos, quienes entregan los certificados de buena salud. Sólo con todos los certificados se evalúa si está la persona en condiciones de tener el certificado de aptitud, aclaró.

Al mismo tiempo, reconoció que el problema surge para conseguir el certificado de un psicólogo. En el sector privado, según Herrera, se realizan pocas consultas para certificados, y en ocasiones se debe abonar por la consulta porque no está contemplada en la obra social, ya que como lo reflejó este diario, son pocas las obras sociales que incluyen a los psicólogos en su nómina.

"Este año estuvimos trabajando con Tránsito y ha sido muy importante la tarea para cambiar el mensaje. La gente tiene que venir con la lista de certificados que necesita, pero, en cambio, viene a la institución para sacar todos certificados. Para Tránsito sólo es válido el certificado de buena salud de Sanidad Municipal, pero el de especialista puede ser de cualquier centro de salud. El problema es que no todos tienen especialistas", sostuvo Herrera.

A fines de mejorar el sistema, la directora subrayó que se ha tratado de buscar estrategias, como tercerizar el servicio. Al respecto, la Administración de Tránsito debería tomar una mayor intervención, pero en función de los costos, el municipio no lo podía afrontar, aseguró la funcionaria.

Según Herrera, se debe trabajar desde la promoción y la prevención y no solamente desde la emisión del carné. "La demanda es una cosa y también la calidad del certificado que brindamos. Todo tiene que ver con todo y es una cuestión de responsabilidad. Es un eslabón de una serie de cuestiones que las hemos visto, que las compartimos y las vivimos", comentó.

Ante un trámite tan evidentemente engorroso, por el tiempo que se debe perder, por las eternas esperas que se traducen en un maltrato, muchos conductores con voluntad de hacer los trámites "por derecha", buscan una alternativa más simple, como sacar la licencia en otros municipios donde las exigencias no son tantas.

Comentá la nota