Alivio para el Gobierno: en 20 días llegan créditos por u$s 1.500 millones

Dos semanas antes de las elecciones, habrá un desembolso millonario de organismos externos. Aliviará en la lucha frente al dólar y tapará los crecientes baches fiscales
El Gobierno recibió en las últimas horas una noticia que generó alivio en los pasillos oficiales: el Banco Mundial aprobará en 20 días créditos para el país por u$s 1.500 millones. Se trata de un desembolso que venía reclamando desde hace meses la administración de Cristina Fernández de Kirchner, con el acento puesto en que esta operación se concretara antes de las elecciones legislativas. Finalmente, se confirmó que el dinero será girado con dos semanas de antelación a los comicios.

El directorio del Banco Mundial se reunirá el 9 de junio para avalar una serie de préstamos al país. El primero es por u$s 450 millones destinado a expandir las redes de protección social en el país. El segundo, por u$s 850 millones, se trata del proyecto de saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo.

Ambos desembolsos comenzarán a hacerse efectivos de inmediato y permitirán al Gobierno desviar recursos para otros fines, como la contención del dólar y la asistencia al Tesoro para tapar agujeros fiscales.

Junto a esos dos créditos, la entidad que preside Robert Zoellick también aprobará, en la misma reunión, la Estrategia de Alianza (antes llamada Country Assistance Strategy, CAS) para la Argentina en el trienio 2009/11. Son créditos por u$s 3.300 millones, que incluyen los u$s 450 millones del programa de protección social, pero no los u$s 850 millones de la cuenca Matanza-Riachuelo, los cuales pertenecen al anterior plan trienal.

Aunque el clima financiero internacional y local mejoró en las últimas semanas, el Gobierno continúa frente a un escenario financiero complejo de cara a los próximos meses. El repunte de los precios de la soja también le dio un respiro al mercado cambiario y es un aliado clave del BCRA para contener al dólar.

La mayoría de los analistas consideran que no hay riesgo de default durante 2009. Básicamente porque el superávit presupuestario que aun tienen varias dependencias del sector público (ANSeS, AFIP, Banco Nación, etc) le permitirá al Tesoro fondearse sin grandes sobresaltos hasta fines de año.

Esta semana, la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía pagó préstamos al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y a la Confederación Andina de Fomento (CAF) a través de compras de dólares que realizó al Banco Central.

Las fuentes de financiamiento para 2010 dependerán en gran parte de dos factores. Por un lado, cómo se desarrolle la crisis internacional en curso. Por el otro, las decisiones que adopte el Gobierno para mejorar las relaciones con los acreedores (negociación con los holdouts y Club de París), que permitirían volver a colocar bonos en el exterior.

Comentá la nota