Alivio de Obama: ratifican a Bernanke

Seguirá al frente de la Reserva Federal
WASHINGTON.? Fue un poco de respiro para la Casa Blanca. Y para la actividad económica: Ben Bernanke, el elegido de Barack Obama, superó las críticas y ayer fue ratificado al frente de la Reserva Federal (Fed, el Banco Central de los Estados Unidos), aunque eso haya ocurrido por el menor margen de aprobación del que se tenga memoria.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, expresó la satisfacción del gobierno. "El Senado ha hecho lo correcto con la ratificación. Bernanke seguirá jugando un papel vital en la evolución de nuestra economía", celebró.

El rechazo de Bernanke hubiera significado otro golpe para el presidente Obama, que había apoyado la candidatura del economista. Y hubiese aportado incertidumbre a una economía que no termina de salir de la depresión. La ratificación se produjo por 70 votos a favor, contra 30 en contra. Muchos de los senadores que se opusieron a renovarle el mandato -tanto demócratas como republicanos- lo hicieron con la mirada puesta en las elecciones legislativas de noviembre próximo.

Con su respaldo a la misma banca que empujó a la peor crisis financiera de la historia reciente de este país, Bernanke no es popular para el norteamericano medio, y convertirse en su aliado no es algo fácil de explicar en una tribuna proselitista.

Más allá de las cuestiones electorales, la Reserva Federal es un factor de peso en la actividad económica, al determinar el nivel de los tipos de interés de referencia. Todo ello, con impacto en la evolución de la oferta de préstamo, de generación de empleo y de evolución de precios.

El sucesor de Alan Greenspan quedó ratificado por otros cuatro años. Así lo decidió el pleno del Senado que, sobre 100 votos posibles, arrojó 30 en contra de Bernanke, el mayor índice de desaprobación en las tres décadas de historia de las votaciones senatoriales en la materia.

"El nivel de desaprobación puede traer dificultades para el futuro", dijeron los analistas locales. Bernanke llega con señales de desgaste a un momento crucial en la tarea reguladora de la Fed, cuando -dentro de poco- le toque poner fin a las medidas de emergencia que el organismo aplicó para impulsar la resurrección económica del país.

Elegido por la revista Time como la "figura del año" en 2009, se le atribuye el mérito de haber impedido una catástrofe financiera tras la grave crisis desatada en este país, a partir de la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers, en septiembre de 2008.

Pero con escaso carisma político, este economista de 56 años, designado para el cargo por el ex presidente George W. Bush, es asociado con el multimillonario rescate de la banca del país, medida que tanto ha indignado a los ciudadanos estadounidenses que hasta el presidente Obama, que la impulsó, viene tomando rápida distancia de ella.

"Yo odio esa ayuda y ustedes también. Es tan agradable como un tratamiento de conducto en un diente. Pero era necesaria", dijo el presidente en su discurso sobre el Estado de la Unión.

Para muchos, Bernanke es la cara de esa millonaria inyección de dinero a los mismos ejecutivos que provocaron la crisis. Y por eso hubo tanto senadores demócratas como republicanos entre los 30 que se opusieron a su continuación en el cargo.

"Es Bernanke el responsable de muchas de las decisiones [que contribuyeron a la debacle financiera del país]", dijo el republicano John McCain.

En su defensa, el demócrata Christopher Dodd replicó: "Permitir que Bernanke se vaya sería mucho más que una vergüenza. Sería una verdadera irresponsabilidad".

Creada por el Congreso en 1913 tras una serie de sobresaltos bancarios, la Reserva Federal es una agencia independiente, presuntamente ajena a la política, pero su presidente suele ser sujeto de dardos que le envían los legisladores y otros cuando la economía falla y aumentan las filas de los desempleados.

Otro canal

Ayer, en el Senado, se escucharon cosas muy fuertes contra el ratificado presidente de la Fed. "Bernanke estaba sintonizando otro canal mientras los mercados ardían. Si lo ratificamos, ¿qué señal estamos dando?", cuestionó el republicano Richard Shelby.

La votación se produjo luego del cierre de los mercados, de modo que no hubo reacción local. En los últimos días, la incertidumbre sobre el futuro del banquero se había hecho sentir en los principales indicadores, con fuertes bajas.

Pero, más allá de que su continuación quedó ratificada, lo cierto es que, si avanzan las políticas de Obama, es posible que dentro de poco el papel de la Fed quede erosionado.

El Congreso trabaja en iniciativas para limitar la capacidad de la Reserva Federal, como supervisar en forma directa a la banca, de la que es agente estabilizador al realizar préstamos de emergencia a las entidades del sistema cuando no pueden obtener efectivo de otra manera.

La votación para confirmarlo en el puesto llegó casi a último momento: el actual período de Bernanke concluye el domingo.

La de ayer no fue la única votación compleja: entre los antecedentes figura la de Paul Volcker, que, en su segundo mandato, en 1983, tuvo 84 votos a favor y 16 en contra, la mitad de los rechazos que ayer obtuvo Bernanke.

Comentá la nota