Aliviar la mochila de deudas con el fisco

El flamante titular de la AFIP se reunió con representantes de PyMES y les prometió un programa de normalización tributaria. También una mayor fiscalización en la Aduana sobre las importaciones que afectan sus mercados por subfacturación.
El Gobierno busca una ayuda extra para las pequeñas y medianas empresas que quedaron atrapadas por la crisis internacional. En línea con el plan de normalización tributaria aprobado por el Congreso a mediados de diciembre último, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) analiza otra vía de reestructuración de deudas impositivas “puntualmente” para pymes. La iniciativa fue adelantada por el flamante director de la AFIP, Ricardo Echegaray, a representantes de distintos sectores productivos que se dieron cita ayer en la sede central del organismo. Echegaray recibió a unos cincuenta representantes de pymes nucleados en la Confederación General Económica de la República Argentina (Cgera) con el objetivo de profundizar los trabajos conjuntos entre la esfera pública y privada. Los presentes se comprometieron también a colaborar con los controles sobre los bienes importados. La ronda de encuentros continuará, pero la Unión Industrial y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa deberán esperar.

No sólo fue un cambio de interlocutor, sino también de estrategia. En su primera reunión a cargo de la AFIP, no fueron las grandes empresas, encolumnadas en la UIA, las primeras en hacer oír sus reclamos. Echegaray prefirió comenzar analizando la situación de las pymes como una forma de dejar en claro que en 2009 no se va a “cortar por los más delgado”. El gesto fue muy bien recibido por el empresariado pyme, que “no se siente representado en lo absoluto” por los planteos que hacen los popes fabriles. “Que hayamos sido los primeros convocados por esta gestión demuestra el reconocimiento oficial hacia los sectores sensibles de la producción nacional”, manifestó a la salida del encuentro el presidente de la Fundación ProTejer, Pedro Bergaglio. De todos modos, los grandes no quedarán afuera del convite. Desde la AFIP aseguran que habrá encuentros también con la UIA y la Came más adelante.

La cita fue de última hora y muchos debieron interrumpir sus vacaciones para asistir. Echegaray quería anticiparle a un sector que siempre lo apoyó cuál sería la impronta de su gestión. “Principalmente nos planteó los lineamientos que quiere ejercer al frente de la AFIP y las pautas que espera cumplir”, explicó a Página/12 Marcelo Fernández, titular de la Cgera y diputado por el Frente para la Victoria. El legislador informó que se habló de profundizar los controles con el comercio exterior, al tiempo que se deslizó la intención de lanzar un plan a la medida de las pymes con el objetivo de que puedan poner al día sus deudas.

“La AFIP se va a poner a trabajar con las deudas que tienen las pymes y los intereses que ellas acarrean. Fue un pedido de la Presidenta. Se busca conocer la deuda que tenemos y que se convierte en una mochila fiscal para quitarla de nuestro pasivo”, detalló el diputado Fernández. La reestructuración iría por carriles separados del Régimen de Normalización Tributaria. Este último consiste en una moratoria que alcanza hasta a diez años la regularización de todas las deudas contraídas o vencidas hasta el 31 de diciembre del año pasado. Sin embargo, el plan al análisis de Echegaray podría hacer hincapié en la morosidad que surgió con el recrudecimiento de la crisis financiera internacional.

Los presentes coincidieron también en la necesidad de ejercer controles más exhaustivos sobre las importaciones para evitar los procesos de subfacturación, garantizar la salubridad y preservar el medio ambiente. El pedido proviene de sectores sensibles de la economía que ven amenazadas sus ventas por productos extranjeros sin precios de referencia. “Hay muchos productos que no tienen valor luego de la crisis y nos pueden invadir si no se agudizan los controles y los valores criterio (precios mínimos que se fija a cada posición arancelaria)”, afirmó el presidente de la Cgera. La confederación agrupa textiles, calzado, juguetes, marroquinería, autopartes, insumos petroleros, frigoríficos y curtiembres. Horacio Moschetto, secretario de la Cámara Argentina del Calzado, evaluó como “fundamental” la reunión y sostuvo que “este gran acercamiento confirma nuestras expectativas para trabajar en conjunto para potenciar el esfuerzo de las pequeñas y medianas empresas”. En igual sintonía se manifestaron el titular de la Cámara de las Manufacturas del Cuero, Raúl Zylbersztein, y el de la Industria del Juguete, Norberto García.

Durante la reunión se habló también sobre la unión del empresariado con los gremios industriales, en lo que respecta a previsión y seguridad social. Echegaray descartó durante la charla que existan incompatibilidades entre los beneficios impositivos que pueda otorgarse al pequeño empresario y la meta de recaudación de este año. Por el contrario, insistió en que se pondrá especial foco en los controles para evitar la evasión impositiva. Se espera que hoy el organismo dé a conocer la evolución de la recaudación fiscal de diciembre. Echegaray fue recibido durante la mañana por la Presidenta en la residencia de Olivos, acompañado del nuevo titular de la Oncaa, Juan Carlos Eyras, para interiorizarse acerca de la cifra del último mes de 2008.

Comentá la nota