Alivian las trabas para viajar a Cuba

Alivian las trabas para viajar a Cuba
La Cámara de Representantes suprimió las restricciones impuestas por Bush en 2004; el Senado deberá ratificar la medida
WASHINGTON.- La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó ayer el proyecto de ley presupuestaria para 2009, que contempla, entre otras medidas, la modificación de las restricciones para viajar a Cuba impuestas por la administración de George W. Bush en 2004.

La medida, una promesa electoral del presidente Barack Obama, debe ser ahora ratificada por el Senado, que debatirá el proyecto de ley a partir del próximo lunes. Si se aprueba la cláusula, los cubano-estadounidenses podrán viajar a la isla una vez al año, y no cada tres, como ocurre en la actualidad.

Con 245 votos a favor y 178 en contra, los legisladores aprobaron un proyecto de ley presupuestaria de 410.000 millones de dólares.

Las trabas impuestas por Bush en 2004 limitaron los viajes a la isla de los cubano-estadounidenses a un máximo de dos semanas cada tres años. Además, el gasto de los visitantes no podía superar los 50 dólares diarios. La medida también limitaba el monto de las remesas enviadas a Cuba por los familiares residentes en Estados Unidos, y redefinía el concepto de familiar, al limitarlo a padres, hermanos y abuelos. La normativa supuso un endurecimiento del embargo económico, comercial y financiero que pesa sobre Cuba desde 1962.

Si la nueva norma sale adelante en el Senado, los cubano-estadounidenses podrán viajar a Cuba una vez al año sin límite de tiempo, y gastar unos 170 dólares por día. Los primos y tíos serán considerados familiares y también podrán viajar. Además, se suprimirán las restricciones para llevar alimentos y medicinas a la isla.

La modificación incluida en el proyecto de ley impide, asimismo, que se destinen fondos del presupuesto federal para el acatamiento de las restricciones aprobadas en 2004. Además, exige que el Departamento del Tesoro, responsable de hacer cumplir el embargo, elabore un informe detallado sobre cuánto dinero y personal dedica al cumplimiento del embargo.

La medida para derogar las restricciones de viajes a la isla afrontó siempre el veto presidencial cuando Bush era el inquilino de la Casa Blanca. Durante su campaña electoral, Obama prometió suprimir esas trabas si llegaba al poder. Hace unas semanas, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, señaló en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado que el gobierno "revisaría" la política de Washington hacia Cuba.

El Senado podría, sin embargo, vetar la cláusula aprobada ayer. El senador republicano Mel Martínez, de origen cubano-americano, ya ha dejado en claro que votará en contra de la flexibilización del embargo, al considerar que la norma es "contraproducente y premia a un régimen represivo y autoritario que ha demostrado poca preocupación por la seguridad y el bienestar de sus ciudadanos".

Con una visión opuesta, el también senador republicano Richard Lugar presentó un informe hace unos días en el que criticó el "fracaso" de la política estadounidense hacia Cuba y puso en cuestión que esa política pudiera propiciar un cambio democrático en la isla. Lugar basó su informe en las observaciones de una comisión de asesores que visitó La Habana recientemente.

El senador instó a la administración de Obama a suavizar el embargo económico -comenzando por la eliminación de las restricciones a los viajes- antes de la próxima Cumbre de las Américas, que se celebrará en abril, en Trinidad y Tobago.

Si se suavizan finalmente las trabas para viajar a la isla, Obama habrá realizado un primer "gesto" hacia el régimen cubano. El presidente Raúl Castro se ha manifestado a favor de la distensión entre Estados Unidos y Cuba a través de "gestos" bilaterales. Ambos mandatarios se han mostrado dispuestos, incluso, a un posible encuentro en el corto plazo.

Acercamiento de Francia

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, también tuvo ayer un gesto hacia la isla, al enviar a Cuba al ex ministro Jack Lang como "emisario especial" para reactivar el diálogo y la cooperación, informaron ayer fuentes del Elíseo. Lang, que ya se encuentra en La Habana, mantuvo una entrevista con el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, y prevé reunirse con otros dirigentes del régimen, según las mismas fuentes.

"Hay un comienzo de transición en Cuba y es un buen momento para reactivar la relación", dijo Lang.

La visita de Lang afianza el giro en la política hacia Cuba de la Unión Europea. Bruselas levantó el año pasado, a petición del gobierno español, las sanciones impuestas en 2003 tras la ola de represión del régimen.

Comentá la nota