El PRO se alinea con la veda de parientes, pero Córdoba la rechaza

El PRO se alinea con la veda de parientes, pero Córdoba la rechaza

La Provincia y la Ciudad de Buenos Aires ayer anunciaron que van a adherir al decreto. Ayer la Nación definía el alcance de la medida. En Córdoba, los gobiernos de Juan Schiaretti y de Ramón Mestre ratificaron que no habrá límites a los nombramientos de familiares.  

Octavio Frigerio, Mario Frigerio y Victoria Costoya, entre otros funcionarios, estaban ayer esperando conocer los alcances del decreto presidencial de reducción de los cargos políticos del Estado para saber si tenían o no que renunciar a sus puestos, por ser padre, tío y esposa, respectivamente, del ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Como ellos, también estaban ayer nerviosos y expectantes más de 30 parientes de ministros que ocupan cargos en la administración pública nacional.

La onda expansiva llegó a otros rincones del territorio PRO y comienza a meter presión en varias provincias del mismo signo político: el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, confirmaron que seguirán el mismo camino de Macri. También comenzaron a anunciar la veda de parientes en la función pública algunos intendentes del conurbano. Diego Valenzuela, intendente de Tres de Febrero, fue el primero. 

En Córdoba, en cambio, ni el gobierno de Cambiemos que encabeza el intendente Ramón Mestre en la ciudad de Córdoba, ni el gobierno justicialista “dialoguista” de Juan Schiaretti se sumarán a medidas restrictivas para el nombramiento de parientes en el ámbito del Ejecutivo. 

La Provincia ya había adelantado el lunes que no va a adherir a ninguna norma en ese sentido. El propio Schiaretti tiene a su hijo Mariano en el directorio de la Agencia Córdoba Deportes y varios de sus ministros tienen también hijos o parejas en cargos jerárquicos. “A los funcionarios se los evalúa por su capacidad, no por su parentesco”, explicó el ministro de Gobierno, Carlos Massei. 

La Municipalidad de Córdoba tampoco seguirá el mandato de Cambiemos. La negativa había sido insinuada el lunes y fue ratificada ayer: “El intendente (Ramón) Mestre entiende que no es necesario producir cambios”, dijo ayer el subasesor letrado del municipio, Alfredo Sapp, luego de explicar que,  “en el caso concreto de funcionarios que son familiares, el número es insignificante”. “Estamos hablando de ocho o de 10 personas, todas excelentes funcionarios, que acompañan a Ramón desde hace seis años, es decir, desde la primera gestión, y demostraron sus capacidades”, remarcó el subasesor letrado.

Comentá la nota