Los alimentos suben más en las provincias que en el GBA

En las provincias que miden la evolución de los precios en forma independiente de la metodología del INDEC, en 2008 la inflación rondó entre el 19,3 y el 22,7%. Representa casi tres veces a la informada por el ente oficial para la Capital Federal y el Gran Buenos Aires (GBA) que fue del 7,2% el año pasado. Pero la brecha se extiende a cuatro veces si la comparación se hace respecto de los precios de los alimentos.
Los porcentajes informados por las Direcciones Provinciales son muy similares entre sí. Y refuerzan las sospechas sobre la medición del Instituto Nacional. Y con mayor fuerza porque antes de que el Gobierno interviniera el área del Índice de Precios al Consumidor (IPC), en enero de 2007, las mediciones provinciales se aproximaban a las del organismo nacional.

Las diferencia con el INDEC son de 4 veces en el rubro Alimentos y Bebidas. Mientras que en la Capital y el Conurbano los precios alimenticios habrían subido el 5,6%, por ejemplo, en San Luis aumentaron el 22,7% y en Santa Fe un 24,5% en sólo once meses.

En lo que coinciden las provincias con el INDEC es en la desaceleración de las subas de precios, aunque en proporciones distintas. Y estaría reflejando el impacto en el mercado interno de la baja de los precios internacionales de las materias primas y la contracción de la demanda interna.

Si bien las canastas de productos y la metodología difieren de las del INDEC, la diferencia es mayor si se toma el acumulado de los dos últimos años: 55,2% en San Luis o 52,2% en Río Negro contra el 16,3% en Capital y el conurbano: una brecha de más de 3 veces.

Con estadísticas oficiales de precios tan divergentes las conclusiones que se derivan, por ejemplo a la hora de negociar los convenios colectivos de trabajo son muy distintas. Finalmente los convenios de actividad tienen alcance nacional. Y con un incremento de salarios del 20%, el salario real habría crecido en la Capital y el conurbano. Y habría sido neutro o habría bajado en el resto del país.

Comentá la nota