Las alimenticias dicen que la crisis los golpea fuerte

Las alimenticias dicen que la crisis los golpea fuerte
Se acercan las paritarias del sector para negociar aumentos salariales.
Los empresarios de alimentos y bebidas, nucleados en Copal (Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios), salieron ayer a decir que existe en torno al sector alimenticio una "sensación de rentabilidad que está muy lejos de la realidad".

Así lo expresó la cámara en un comunicado de prensa de la entidad, firmado por su director ejecutivo Rodrigo Bunge. El documento se conoció justo días antes de que comiencen las paritarias entre los dueños de las empresas de la alimentación y los sindicatos para discutir cuál será el aumento salarial de los trabajadores de este sector para todo el 2009.

La Copal explicó que "el universo de las empresas y cámaras empresarias reunidas en esta Coordinadora es tan vasto como lo son sus diferentes realidades" y que por ese motivo "no es correcto" plantear una situación general de la industria "en este particular momento".

La difusión y el contenido de este comunicado surgió a partir de la publicación de algunos artículos en las ediciones de los últimos días en los diarios Clarín y La Nación, según explicó el mismo texto.

En esas notas se difundían estadísticas privadas y oficiales que decían que el consumo de alimentos hasta ahora no reflejó el impacto de la crisis internacional como, por ejemplo, sí otros sectores donde se registraron mermas en la producción o en las ventas. Especialmente, durables como autos y electrodomésticos.

"Es cierto que algunas compañías pueden estar bien y mantener los volúmenes de ventas del pasado año, pero no es lo que ocurre con la mayoría de ellas", dijo el Comunicado.

En cuanto a las empresas que exportan, para la Copal también "han experimentado un severo retroceso en la demanda de sus productos e inclusive muchas vieron rechazados sus embarques en los puertos de destino, sin posibilidad de encontrar compradores alternativos".

El comunicado también señaló que el mercado internacional de crédito está cerrado y, por lo tanto, "es imposible conseguir créditos para prefinanciar embarques".

En relación a la situación del mercado interno, las alimenticias dijeron que "también se han verificado caídas en la demanda, tanto de alimentos como de bebidas, en algunos casos muy significativas".

Por otra parte, se recordó también que "los precios de los alimentos han sido acordados con el Gobierno desde 2005 en un esfuerzo de la industria por conjurar el peligro inflacionario" y que, por lo tanto, "muchos productos no tienen una rentabilidad acorde con su costo de producción".

La misma Copal también admitió desplazamiento de la demanda a segundas marcas y a productos de menor precio.

En este sentido señaló que "aún es prematuro proyectar el escenario de los próximos meses", junto al compromiso de "tratar que el impacto de la crisis sea de la intensidad más baja posible".

Comentá la nota