"Alienta la violencia por un voto"

El candidato del Frente para la Victoria dijo que la dirigente "trabaja para las corporaciones". Desde el propio socialismo la criticaron: Rubén Galassi repudió la violencia y lamentó que sus ejecutores sean del Frente Progresista.
Las declaraciones de Elisa Carrió sobre la escalada de violencia contra el diputado Agustín Rossi caldearon la campaña, adentro y afuera del Frente Progresista. En su paso por Santa Fe, la líder de la Coalición Cívica justificó los ataques al legislador K en Laguna Paiva, Reconquista y Venado Tuerto porque él "humilló y traicionó a la provincia" en el Congreso y hasta confesó que votaría a uno de los agresores de Rossi que es candidato del Frente Progresista en la localidad de Emilia y está procesado por la justicia. Rossi reaccionó con enojo: acusó a Carrió de "alentar la violencia" y "justificar cualquier cosa por un voto". Pero el gobierno de Hermes Binner también marcó diferencias. "Nosotros no sólo repudiamos el hecho puntual de la agresión a Rossi, sino la metodología. Lamento que (uno de los atacantes) sea candidato del Frente Progresista y si tuviera que votar en esos lugares no lo votaría", dijo el secretario de Comunicación Social de la provincia, Rubén Galassi.

Ante preguntas de Rosario/12, Carrió le pidió a Rossi que "entienda que si no puede caminar por su provincia es porque la humilló y traicionó en la Cámara de Diputados de la Nación... Cuando uno siembra la violencia, a veces cosecha violencia", dijo. Y después, aseguró que votaría a uno de los agresores de Rossi que es candidato del Frente Progresista para la comuna de Emilia y está procesado junto con otros seis ruralistas por presuntos "daños y agresiones" contra Rossi en el ataque de Laguna Paiva, a principios de febrero. "Lo votaría porque todavía no está condenado. Lo votaría, no tenga dudas", respondió Carrió.

Ayer, en un diálogo por Radio América, Rossi dijo que "lo peor de todo es que así (Carrió) alienta la violencia", destacó la gravedad de estas declaraciones en un país que "sufrió la matanza de la dictadura" y advirtió que "la violencia es una puerta que se abre con facilidad, pero que después cuesta cerrarla".

Rossi sostuvo que Carrió es un ejemplo de "muchos dirigentes que hacen política para representar a las corporaciones. Cuando silba Techint, ahí va toda la oposición detrás de la empresa. Y cuando estornuda la Mesa de Enlace, ahí va toda la oposición detrás de esa mesa", explicó.

"Y esto implica el abandono de la política por parte de la oposición. Porque no se puede someter la política de los partidos a las presiones corporativas, lo que es un distintivo de la oposición de hoy. Carrió justifica eso, por un voto ellos justifican cualquier cosa".

Finalmente, Rossi dijo no tener problemas que Carrió y otros dirigentes opositores "se peleen por los votos del campo, porque lo que yo realmente quiero y lo que me importa es vivir en una sociedad normal". Y se preguntó: "¿Se imaginan a estos tipos con poder, las cosas que podrían justificar?. Si justifican la violencia no estando en el poder, qué van a hacer si lo consiguen, cuando alguien diga algo que a ellos no les gusta?"

"Entonces, que Carrió que no se confunda, porque yo no traicioné los intereses de nadie con mi voto a favor de la 125. Yo no defiendo intereses, defiendo las necesidades del pueblo de mi provincia", planteó Rossi.

Pero para sorpresa de Carrió, la otra réplica pública llegó desde el propio gabinete de Binner y de un funcionario de confianza del gobernador. "Yo no comparto esa metodología", de los ataques a Rossi, dijo el secretario de Comunicación Social de la provincia, Rubén Galassi en un programa de TV. Y admitió estar al tanto que dos de los agresores son candidatos del Frente Progresista: Ariel Juan Chartier (que integra la lista para la comuna de Emilia y está procesado por el ataque en Laguna Paiva) y Susana Urbani (tercera en la lista de candidatos a concejales de Avellaneda y fue señalada por portales de noticias como una de las que participó en el ataque a Rossi, en Reconquista).

"Se que son de dos localidades, uno de Emilia y otro de Reconquista, sé a qué sectores o a quiénes representan, pero desde ya que no son de nuestro Partido Socialista porque además nosotros lo hemos planteado claramente. Nosotros no sólo repudiamos el hecho puntual de la agresión a Rossi sino la metodología. Y en todo caso, lamento que sean del Frente Progresista y si tuviera que votar en esos lugares no los votaría", aseguró Galassi.

Comentá la nota