Alicia y Zamora acordaron trabajar por los santiagueños

La visita de Alicia Kirchner dejó aportes de la Nación por un monto millonario para la concreción de diversos proyectos. También entregó pensiones y prometió volver el año que viene para inaugurar 30 CIC en el interior.
“No habrá más penas ni olvidos”, tal como reza un verso del tango “Buenos Aires, querido”, la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner, aseguró ayer ante los santiagueños en Herrera, departamento Avellaneda, que el Gobierno nacional comenzará a trabajar por una mejor calidad de vida de la gente de “tierra adentro”, dejando de lado el pensamiento de de varios gobiernos de mirar para afuera.

Por ello, se comprometió –y sumó a ello a su equipo- a trabajar mancomunadamente con el gobernador, Gerardo Zamora, jefes municipales y las comunidades organizadas, para comenzar a “cambiar realidades” de quienes padecen múltiples necesidades. En sintonía, Zamora también dejó su compromiso de trabajar junto a la Nación y pidió “una oportunidad para que esta provincia se ponga de pie”.

Y para hacer realidad los dichos, la ministra se reunió con equipos locales y comunidades de campesinos y pueblos originarios, y ONG que trabajan en la formulación de ideas, proyectos y medidas que se concretarán a través del Plan de Abordaje Territorial “Ahí, en el Lugar”. El plan es instrumentado por el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales que preside Alicia Kirchner, y como su nombre lo indica, realiza un abordaje desde distintas áreas para solucionar los problemas de una zona.

Ello comprende pensiones, apoyos a emprendimientos productivos, cooperativos, viviendas rurales, agua potable, construcción de Centro de Integración Comunitario (CIC), centros de salud, apoyos a escuelas. En síntesis, toda una batería de acciones para mejorar la calidad de vida de los pueblos.

La cuñada de la Presidenta llegó antes de lo previsto, a las 12, la recibió el gobernador Gerardo Zamora y se trasladaron cada uno por un medio de transporte distinto (ver cintillo) y llegaron antes de las 14 a Herrera. Inmediatamente la ministra recorrió el Tren de Desarrollo Social y Sanitario que desde el lunes realiza distintas prestaciones de salud y gestiones sociales a vecinos de la localidad y de parajes aledaños. Allí recibió muestras de cariño y de agradecimiento por la acción de la Nación. Luego se trasladó a la carpa de exposición de emprendedores y artesanos, donde quedó sorprendida por la calidad de los trabajos.

Siguió su derrotero en un encuentro con las comunidades tonocotés del departamento que le pusieron de relieve sus necesidades y los proyectos para solucionarlas, y que surgieron de las mesas de gestión que integran con los equipos locales del ministerio y autoridades comunales.

Finalmente, se dirigió al palco donde junto a Zamora, presidió el acto central. En su discurso, Alicia reconoció que la implementación del programa “Ahí, en el Lugar”, sin dudas significará “un desafío grande”, pero instó a los santiagueños a no bajar los brazos, ya que “quedó demostrado que se puede trabajar articuladamente Nación, gobierno, municipios y pueblo organizado, para mejorar la calidad de vida de las personas”. Al final, prometió volver el año que viene para inaugurar las CIC que se construirán a través del plan nacional.

En tanto, el gobernador le expresó a la ministra su alegría al recibirla nuevamente, y destacó el plan nacional en el que las comunidades participan en la generación de los proyectos. También consideró que en los tiempos que se vive pese a los problemas, “somos una Argentina que se está reencontrando”, al referirse a la mirada federal del Gobierno de la Nación. Resaltó el trabajo articulado en beneficio de los santiagueños, al recordar los 25 mil que se jubilaron con la Moratoria Previsional, y ratificó el rumbo de continuar trabajando a la par del gobierno que preside Cristina Fernández de Kirchner.

No hubo tiempo para más palabras, la ministra debía retornar a Buenos Aires, pero se tomó unos minutos para acercarse a la gente y estrecharse en un abrazo en la que sintió el calor del cariño, mucho más que el de la siesta santiagueña. 

Comentá la nota