Una alianza nacional también divide a la UCR de Córdoba

No todos avalan confluir con Carrió y el socialismo. Advierten que no se puede imponer una alianza a todo el país y que se deben respetar las realidades locales.
El intento del radicalismo nacional de confluir con otras fuerzas opositoras en una alternativa electoral para 2009 divide opiniones en el radicalismo cordobés. Si bien la mayoría de los dirigentes aprueba el intento, hay otros que reclaman concurrir a los próximos comicios legislativos con listas propias en todo el país. En lo que hay consenso es en que se debe respetar la realidad de cada distrito y no imponer alianzas desde el puerto a todo el país.

El Comité Nacional de la UCR procura confluir con la Coalición Cívica (CC), de Elisa Carrió –aquí se incluye Generación para un Encuentro Nacional (GEN), de Margarita Stolbizer– y el Partido Socialista; también podrían incluirse fuerzas provinciales, como el cordobés Frente Cívico y Social.

El armado, que transita los primeros pasos, no es sencillo y hay varias trabas. Una parte del radicalismo bonaerense, referenciado en Leopoldo Moreau, no quiere confluir con Carrió. En el socialismo no todos están de acuerdo con la juntada, empezando por el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, que no descarta ambiciones presidenciales en 2011, lo que podría llevarlo a chocar con Carrió.

Además, el hecho de que las urnas que vienen sean sólo legislativas “provincializará” las elecciones, por lo que antes que un eje nacional pesarán las realidades de cada distrito para definir alianzas.

De todas maneras, quienes impulsan la confluencia estiman que una oposición dividida no podrá ser alternativa frente al kirchnerismo, por lo que es imprescindible juntarse. Estiman que esto le permitiría a la UCR integrarse a listas con posibilidades en distritos difíciles como el porteño y el bonaerense y aumentar la cantidad de bancas.

Oscar Aguad, como jefe de los diputados nacionales de la UCR, es uno de los protagonistas de las reuniones con otras fuerzas. “La premisa es ganar las elecciones”, definió, con lo cual dejó claro el objetivo de que las negociaciones concluyan con la formación de una coalición electoral para el año próximo. Y si bien pone énfasis en armar una alternativa nacional, admite que cada distrito tiene su propia realidad que atender. El legislador no oculta su voluntad de conformar un frente electoral con el Frente Cívico.

Otro partícipe de los encuentros es Mario Negri. El titular del Comité Provincia es cauteloso. “Primero hay que consolidar un acuerdo programático y generar confianza. Por ahora no se discuten candidaturas”, dijo. Incluso, advirtió que ese armado nacional no necesariamente debe estar listo para las urnas de 2009. Quizá sea para después.

Voceros de la Línea Federal, que conduce Eduardo Angeloz, aprobaron las negociaciones del Comité Nacional, aunque advirtieron que cualquier acuerdo inicial “deberá ser revisado en cada provincia”. Y sostuvieron que en este distrito la mayoría no quiere confluir con el juecismo.

El titular del Comité Capital, Ramón Mestre, planteó a su vez que en las próximas elecciones pesarán las realidades locales y ratificó que la UCR debe profundizar su perfil propio y luego resolver si hace o no alianzas en Córdoba.

Por su parte, el diputado Miguel Nicolás (Fuerza Renovadora), avaló una alianza nacional siempre que deje libertad para el armado en cada provincia.

Recordó que la Alianza con el Frepaso, para los comicios legislativos de 1997, no se realizó en Córdoba y recién se hizo en todo el país en 1999.

Diferencias. En cambio, los sectores de los ex diputados nacionales Fernando Montoya y Carlos Becerra no ven con buenos ojos la iniciativa nacional.

Becerra sostuvo que el radicalismo “debe ir solo, con listas propias, en todo el país”, y luego buscar acuerdos programáticos con otras fuerzas opositoras. Advirtió que la UCR, la Coalición Cívica y el socialismo han tenido posturas diferentes en temas clave, como la estatización de los fondos de las AFJP, por lo que hasta es riesgoso formalizar alianzas si no hay coincidencias básicas.

Montoya no fue tan rotundo al explicar sus reparos. Pero dijo que no le parece bien que el radicalismo negocie alianzas con quienes se fueron del partido, como Carrió y Stolbizer.

En todo caso, preferiría que los que se marcharon regresaran al partido. Además, advirtió que en el socialismo hay posturas divididas sobre una alianza nacional, lo que dificultaría acuerdos.

Listas. La idea que maneja el Comité Nacional, que encabeza el senador jujeño Gerardo Morales, es avanzar hacia un amplio frente electoral con el socialismo, la Coalición Cívica y fuerzas provinciales, que incluiría al juecismo.

Si bien es prematuro para el armado de listas, hay nombres firmes. En la Capital Federal encabezaría la boleta la Coalición Cívica, con Alfonso Prat Gay como primer diputado nacional. La UCR aportaría a Ricardo Gil Lavedra. En la provincia de Buenos Aires iría al frente de la boleta Stolbizer. Y en Santa Fe, por lógica, el primer lugar será para un socialista.

Córdoba ofrece un panorama diferente, donde el socio grande será el Frente Cívico, en caso de plasmarse una confluencia en las elecciones legislativas que se celebrarán en 2009. Las diferencias son claras entre los frentistas y los que quieren “la boleta tres” y se resolverán en el proceso que culminará con las internas de abril.

Comentá la nota