La alianza Macri-Solá-De Narváez cambió el panorama

La alianza Macri-Solá-De Narváez cambió el panorama
Activó internas y las provincias con mayor caudal de votos cobraron protagonismo. La pelea Kirchner-Cobos en Corrientes y todos los pormenores.

El anuncio oficial de la alianza Macri-Solá-De Narváez, que desde el Gobierno ha sido calificado como una expresión del "neoduhaldismo", cambió la conformación del mapa político y reactivo las charlas, acercamientos y reproches dentro del mundillo electoral de cara a las legislativas de Octubre. Esta semana, también cobraron mayor peso las provincias con mayor caudal de votos, que podrían definir la suerte del kirchnerismo.

En este sentido, Carrió adelantó a una mesa ejecutiva de la Coalición Cívica que, de ser necesario, será candidata a diputada nacional por la Capital, como Kirchner podría serlo si las encuestas no le dan la "maravillosa música" que sus oídos buscan oír en tierra bonaerense. "Yo no soy candidata hoy, si lo debo ser para defender el proyecto político nacional que realmente sea para el futuro, lo voy a hacer", afirmó Lilita .

Cobos decidió congelar momentáneamente su alianza con los radicales en Mendoza . "Yo nunca dije que debíamos volver a la UCR", fue la respuesta que esbozó ante sus íntimos. La reunión Macri-Solá-De Narváez pateó el tablero que delineaba el vicepresidente y ahora busca acercarse a Solá en la provincia de Buenos Aires. Esta es una buena noticia para el gobernador Celso Jaque, apadrinado por Kirchner, a quien le sería mucho más conveniente enfrentar a un radicalismo partido.

En Córdoba, Luis Juez sigue fortificando su alianza con la UCR, haciendo foco en las coincidencias que tiene con Mario Negri, líder del radicalismo cordobés, y dejando por ahora de lado las diferencias que los separan. Es más, el ex intendente publicó una solicitada informándole a los cordobeses de la movida política, explicitando sus intenciones de formar un frente común con el radicalismo y la CC para enfrentar a Schiaretti.

Desde Olivos, Néstor Kirchner sigue el hormigueo electoral con mucha atención. Tiene asegurados los votos que arrastran históricamente los caciques del conurbano bonaerense, pero busca limar las asperezas latentes en otro distrito rico en voluntades: Santa Fe. Allí, la interna entre el senador (y ex gobernado) Carlos Reutemann y el escrachado jefe de diputados K, Agustín Rossi, se disputan el control territorial, dividiendo al PJ, frente a un socialismo nucleado en la figura de Binner.

Corrientes le robó una sonrisa al patagónico que maneja los hilos del peronismo nacional. El senador Fabián Ríos, un soldado incorruptible durante el conflicto con el campo, ganó la interna provincial del PJ al vicegobernador Ruben Pruyas, compañero de gestión del radical cobista Arturo Colombi. Allí, en el distrito yerbatero, se editará el primer encontronazo Kirchner vs. Cobos que podría marcar una pauta de lo que será octubre.

El otro miedo de ex presidente radica en la potencialidad del acuerdo Macri-Solá-De Narváez en la provincia, que cuenta con el asesoramiento informal de Eduardo Duhalde, aunque él lo niegue. Para complicar aún más el panorama político, los entre las alianzas ya comenzaron. Hoy, Gerardo Morales afirmó que "lo que nosotros estamos conformando va a tener muchísima más territorialidad en todo el país que lo que están trabajando Macri, De Narváez y Solá", delineando cómo se paran las tres grandes fuerzas -el kirchnerismo, el panradicalismo cívico-socialista y la alianza del PROperonismo.

El que levantó la voz contra este frenético ritmo de especulaciones de cara a octubre fue Ricardo López Murphy, quien manifestó que "hay demasiado arreglo de frentes y componendas y muy poco de ideas nuevas". Sus palabras deben leerse en tono al rechazo que expresó el Socialismo sobre un posible acercamiento del bulldog al frente que lider Elisa Carrió. "No voy adonde no me quieren", lanzó el ex ministro de Economía de Fernando De la Rúa.

Comentá la nota