Una alianza contra el fantasma del fraude

Por Adrián Ventura

La Justicia, el Ministerio del Interior y la oposición deberían preocuparse por despejar toda sospecha de fraude. La responsabilidad política es compartida.

Esta campaña estuvo viciada, en su origen, por el anticipo del calendario electoral y, en su desarrollo, por el conflicto de las candidaturas testimoniales y las imputaciones que deslizaron el ex presidente Néstor Kirchner y el juez Faggionato Márquez contra Francisco de Narváez. Por eso, la realización de la elección quedó bajo fuerte sospecha y aun frente a un desorden insignificante surgirían acusaciones de fraude.

El peso que tendrán los intendentes peronistas a la hora de acercarles votos a Kirchner o a De Narváez -ése será el termómetro K de la adhesión o la traición- hace delicada la jornada. Y el hecho de que la Junta Electoral bonaerense, hasta ahora, no haya podido notificar al 38,7 por ciento de los presidentes de mesa abre un margen para la especulación: ¿serán los ciudadanos que no cumplan con su carga de ser autoridad de mesa, a última hora, reemplazados por punteros? La Justicia todavía está a tiempo para salvar el riesgo.

Pero el trabajo también le compete a la oposición. El argumento de que carece de suficiente número de fiscales no se condice con la madurez política que alega. Y si efectivamente detectase trampas no sólo debería denunciarlas públicamente -como hizo en 2007-, sino también ante la Justicia.

* * *

La Justicia parece un eslabón débil. Aun cuando la Cámara Nacional Electoral tomó medidas para asegurar la transparencia, el desempeño de muchos magistrados no estuvo exento de críticas: los jueces electorales, las juntas electorales, la Cámara Electoral y la Corte bonaerense -por mayoría- avalaron las candidaturas testimoniales. Y Faggionato puso la gota de agua sucia que faltaba.

Hoy, la Justicia resolverá dos asuntos:

* El kirchnerismo intervino el PJ catamarqueño. Si la Cámara Electoral es coherente con un fallo que dictó hace una semana, suspenderá la intervención y Luis Barrionuevo podrá participar con el PJ y su simbología.

* El ex comisario Luis Patti, al parecer, no tendrá tanta suerte: los familiares de desaparecidos, que lo acusan de delitos imprescriptibles, tal vez aportaron argumentos de peso contra su candidatura.

Comentá la nota