La Alianza apuesta al diálogo para no perder más espacios de poder

Luego de insistir en una postura casi irreductible, el principal partido opositor cambió su discurso. Prefiere ceder espacios antes que quedarse sin ninguno. En el justicialismo observan con cautela este cambio de conducta.
El rotundo cambio de postura de la Alianza Frente de Todos sobre la potestad de la presidencia de la Legislatura a partir del 10 de diciembre, fue recibido con buenos ojos y cautela por parte de Frente Chaco Merece Más.

En diálogo con este matutino, Ricardo Sánchez, titular de la bancada justicialista, aseguró que el anuncio le pareció «correcto», siempre que «represente un sentir sincero y no una mera puesta en escena».

Sánchez recordó que «apenas 48 horas antes desde (el ex gobernador) Angel Rozas, para abajo, todos en la Alianza sostenían la presidencia es mía, mía, mía».

«Quizá evaluaron que someter a la Legislatura a una intervención federal significaría que la política no puede hacerse cargo de resolver los problemas de la política», a lo que añadió: «Ello sería un precedente muy grave, porque si nosotros no podemos consensuar, entonces cómo vamos a poder pretender resolver las necesidades de la sociedad».

Sin amagues

la intervencion

Para dejar clara la situación, Sánchez aseguró que la posibilidad de intervenir el Poder Legislativo «no es un amague», y que si es preciso «iremos a fondo para que se reconozca lo que nos pertenece».

Vale recordar que la semana pasada se hizo pública y manifiesta la intención del Gobierno en avanzar no sólo en la intervención de la Cámara de Diputados, para quedarse con la presidencia, sino también la posibilidad de que el Poder Judicial corriera una suerte similar.

«Aquí lo fundamental es sentarse a negociar y dialogar. Esto implica que cada parte deberá ceder ciertas cosas en pos de conseguir un acuerdo. Por eso me parece absolutamente valorable esta expresión de la oposición, la cual espero sea realmente sincera», detalló Sánchez.

Reforma

y quorum

Otro de los puntos abordados por el legislador tuvo que ver con la posible modificación del reglamento interno de la Cámara por parte de la Alianza: «Ellos podrán cambiarlo para asegurarse la presidencia. Pero lo que no pueden cambiar, porque figura en la Constitución Provincial, es la necesidad de tener quórum en la sesión inicial».

Siendo más claro aún expresó: «Si ellos hacen eso nosotros no vamos a dar quórum. Y al resultado lo conocen todos: la Legislatura debería ser intervenida por el Estado Nacional».

Sánchez afirmó que resultaría «lamentable» que un interventor federal «deba venir a la provincia para resolver los problemas que nosotros pudimos abordar».

LA convocatoria

al diAlogo

La decisión aliancista se tomó el sábado y fue comunicada por el presidente del partido, Luis Verdún, quien destacó ante la prensa: «Lo que hicimos es tomar como postura el insistir con el diálogo, más allá de que el Poder Ejecutivo y los diputados que representan al gobierno, no lo hagan».

«Creemos que tenemos un tiempo formidable donde debemos dialogar, hablar y lograr una definición a este tema», insistió el ex ministro de Educación.

En un intento por bajar el nivel de la polémica, el legislador provincial aseguró: «Me parece que no hay motivos para una intervención, aunque sí tenemos que solucionar el hecho de que vamos a estar empatados en 16 diputados, por eso tenemos que ser lo suficientemente responsables para que en la base del diálogo poder consensuar una salida. Creo que es posible y que eso nos dejaría muy bien delante de la sociedad».

Comentá la nota