La Alianza aprobó blanqueo salarial legislativo pero excluyeron a los diputados

El debate por el blanqueo salarial legislativo acaparó la atención de la sesión de ayer, donde los diputados provinciales en una extensa y tirante discusión, expusieron posiciones encontradas respecto a la llamada "equiparación" de haberes, la que fue aprobada con el voto de los diputados aliancistas quienes introdujeron modificaciones de último momento.
Para que quede establecido que los legisladores no percibirán los montos de aumento que signifiquen blanquear el 29 por ciento no remunerativo que vienen percibiendo los trabajadores desde principio de año y que pasará al básico desde el 1 de septiembre.

Esta decisión también produjo dudas sobre el enganche y la porcentualidad ya que desde el oficialismo sostuvieron que se estaba creando "un sueldo virtual del diputado" a partir de que se daría un aumento sin que sea percibido- con el único fin de que los porcentajes correspondientes puedan ser trasladados a la escala salarial legislativa. Esto llevó a que el justicialismo, Frente Grande, Libres del Sur y el ARI decidieran votar por el mantenimiento en comisión de la normativa, pero los 12 votos conseguidos no fueron suficientes.

Después de casi tres horas de discusión y un prolongado cuarto intermedio a partir de las dudas que generaba la redacción de la ley, la Alianza aprobó la normativa incorporándole el texto que "los legisladores provinciales no percibirán los incrementos de sus haberes. Lo dispuesto no implica modificar el sistema de porcentualidad salarial la que mantiene sus efectos y vigencias". Además disponen que la presidencia instrumentará las medidas para el cumplimiento de este artículo.

El debate

El presidente de la comisión de Hacienda y Presupuesto, José De Bórtoli, fundamentó a decisión explicando que "este es un tema vinculado con los niveles remunerativos del personal del poder y puede tener aristas de conflicto depende de a quienes beneficia y a quienes perjudica. En la provincia del Chaco se ha logrado desde hace años establecer las equivalencias con los sueldos superiores del Ejecutivo".

Desmintió las publicaciones sobre que "los diputados estábamos buscando un ajuste de las retribuciones; personalmente me produjo una congoja muy grande. Los diputados de la provincia estamos preocupados por determinar el justo nivel de remuneraciones de los empleados de Poder".

De Bórtoli dejó claro que "el esquema de remuneraciones del personal dependiente del Poder tiene un sistema por ley de enganche con las de nivel superior. Se intentó transmitir que los diputados nos estábamos aumentando el sueldo, cuando nosotros no íbamos a percibir los aumentos que nos correspondan".

El justicialista Oscar Raffín dijo que "en la comisión de hacienda planteamos el mantenimiento en cartera. Interpretamos que la fórmula que se pretende aprobar si bien deja saldado un compromiso con los trabajadores legislativos, nos coloca en una situación que dispara distintas cosas. Actúa como disparador en otros sectores".

Desde el Frente Grande, Daniel San Cristóbal, expresó que "esta iniciativa generará otras dificultades". Recordó que "la Alianza en otras épocas votó incrementos salariales menores a la del resto de la administración pública y ahora hablan de equiparación. Los acuerdos entre el presidente de la Cámara y el gobernador de ese momento llevaron al deterioro del salario de los empleados legislativos".

Insistió en su postura de conseguir la equiparación sin aumentar el sueldo de los diputados. "Aumentar el sueldo de los diputados es darle una bofetada a miles de chaqueños que no tiene para comer. La bofetada que se va a dar hoy dándonos los diputados un aumento de ese tamaño es innecesario, e impacta sobre el poder y sobre la credibilidad".

Encendió la polémica

El legislador del bloque Libres del Sur, Carlos Martínez encendió la mecha y dijo que había que dejar claro que "los legisladores quieren darse un 23 por ciento de aumento, por más que algunos se acongojen (en referencia a los dichos de De Bórtoli)". Asimismo sostuvo que los diputados que voten ese incremento "están entrando en una vía de provocación al pueblo del Chaco".

Mientras hacía estas apreciaciones desde la bancada mayoritaria empezaron a gritarle "mentiroso" en reiteradas oportunidades, situación que el legislador pasó por alto y siguió con sus fundamentos sosteniendo que "es vergonzoso que se argumente la muletilla que no se pretende aumentar el sueldo cuando la consecuencia es el aumento. Llamemos a la cosas por su nombre, esto es un aumento del 23 por ciento a los legisladores y ellos sabrán explicar el día de mañana a los miles de chaqueños que acampan que no tienen qué comer, por qué los legisladores viven y ganan como rey en una sociedad de necesitados. Lograr estos 1.600 pesos de aumento son 100 pesos más del salario mínimo vital y móvil que hoy no tienen muchos de los chaqueños".

El aliancista Leandro Zdero, indicó que "alguno aprovecha la situación e intenta mentir y quedar bien con la sociedad", recalcando que "fue una decisión unánime de la Alianza de no percibir el aumento, pero sí cumplir con el compromiso. Nos hubiera gustado que de la misma manera se interprete como una bofetada a la sociedad el aumento del 300 por ciento que se dio el Ejecutivo al comienzo de la gestión".

Sostuvo que "el blanqueo está previsto en el presupuesto y estas sumas las venían percibiendo los trabajadores. Me parece perverso que se diga que es un aumento para los legisladores".

Molestos con la información que se difunde, aprobaron que la versión taquigráfica de esta discusión y la ley aprobada fura enviada a todos los medios de comunicación

Por último Ricardo Sánchez y Alicia Terada coincidieron en que para ellos esta normativa significaba un desenganche. "Es un incremento, que no es incremento pero que dispara los haberes de los trabajadores. Es una cuestión muy engorrosa", manifestó el legislador justicialista.

Comentá la nota