El ex aliado del PJ defenderá su espacio y no renunciará.

"La verdad es que yo lamento lo de Aldo Leiva, porque hasta el atardecer del martes me manifestó su cariño, su amor, su respeto, su gran consideración", dijo ayer Oscar Arévalo al referirse al claro pedido de renuncia a su cargo en el Inssep que le dirigió el presidente del Partido Justicialista del Chaco.
De paso, el dirigente del Partido Popular de la Reconstrucción, reveló que el ministro de Gobierno, Domingo Peppo, le "tocó" el tema del Instituto cuando todavía se negociaba la inserción del PPR en el Frente Chaco Merece Más. "Le manifesté mi enojo porque se tocara ese tema, porque están confundiendo al enemigo, y con algún sesgo de autoritarismo, contra el que luchamos, actúan algunos ahora.

Me sonó como una presión casi extorsiva", cuestionó.

"Me extraña ahora que Leiva plantee un esquema de ‘o están conmigo o están en mi contra’. Es algo autoritario. ¿Por qué tendría que ser obligado a renunciar cuando yo formo parte de la coalición de gobierno? No hemos tenido condiciones para participar en las elecciones legislativas de este año, pero nosotros hicimos un acuerdo programático en 2007, que va a durar hasta 2011", argumentó.

"Nuestro espacio lo tenemos muy bien ganado, y obviamente que lo vamos a defender", remató.

"Nosotros vamos a continuar en la vicepresidencia del Insssep o donde el gobernador disponga como espacio. Cuando ocupamos ese lugar expresamos nuestra disconformidad, porque aspirábamos a otros espacios en el Ejecutivo, pero no se dio, y cultivamos ese espacio, luego de que en 2007 hiciéramos una contribución de votos para que todos los funcionarios que integramos este gobierno estemos donde estamos", insistió.

Negativa y buenos deseos

Arévalo, en declaraciones a FM Universidad, dijo que su decisión había sido en la noche del martes firmar el acuerdo, aceptando el lugar número 10º en la lista para diputados provinciales, pero notó que se pedía a su partido que también apoyara la política kirchnerista nacional de manera explícita. Entonces habló con sus dirigentes nacionales, quienes no lo autorizaron a suscribir un alineamiento con el poder K federal.

"A nivel nacional tenemos una posición muy estricta, no somos kirchneristas. Respetamos a quienes lo son, pero no coincidimos con el estilo de conducción ni con las características del poder kirchernista.

Entonces dije que íbamos a firmar el acuerdo provincial y no el nacional, y entonces se nos dijo que teníamos que firmar los dos acuerdos o ninguno. Eso fue lo que me dijo el doctor (Miguel) Garrido, así que no me quedó más remedio que estrecharle la mano y desearle la mejor de las suertes para las elecciones", contó.

"De ninguna manera podíamos cometer la incoherencia de que, por estar en una lista, incurramos en el doble mensaje de decir que no estamos con el kirchnerismo y respaldar una lista en la que no tenemos participación y seguro sería una lista prokirchnerista, así que decidimos no firmar", agregar.

Arévalo consideró de todos modos que no le "cerraron las puertas de participación", porque en 2007 se logró un acuerdo dejando de lado los alineamientos nacionales, y recordó que su fuerza fue la primera en firmar un acuerdo con el PJ. "La sorpresa de anoche (por el martes) frustró la posibilidad de ir en la lista legislativa provincial del frente", dijo.

El dirigente puso en duda que su partido pueda participar con una lista propia en junio. "Tenemos muy poco tiempo y hace falta un mínimo de recursos. Yo me desfinancié en la localidad de La Tigra, donde le dimos un intendente al Frente Chaco Merece Más", dijo, refiriéndose a los comicios municipales en los que un candidato justicialista ganó sostenido por Arévalo, aunque el propio gobernador y la dirigencia del PJ se negaron a apoyarlo por temor a una derrota.

Comentá la nota