Algunos hospitales aislaron la guardia para evitar contagios de gripe.

Los centros de atención colapsaron en los últimos días. En algunos optaron por dividir las áreas para atender a las personas que padecen fiebre y aislarlas de quienes sólo presentan un resfrío.
En tanto, los médicos consultados recomendaron una vez más evitar las aglomeraciones ya que los pacientes pueden contagiarse con los virus estacionales. "Dada la gran demanda reforzamos la guardia para que atienda con mayor velocidad y evitar que la gente se quede mucho tiempo en el hospital", señalaron desde el Gandulfo de Lomas.

A raíz del temor por contraer la Gripe A –que ya se cobró 22 vidas- y la gran cantidad de casos de gripe estacional que se registran a diario, las guardias de los hospitales de la región están desbordadas. Por eso los médicos recomendaron evitar las aglomeraciones para impedir el contagio de los virus estacionales.

En los centros asistenciales de la región se observan a diario largas filas en las salas de espera, en especial durante la mañana y el mediodía. Bebés, niños y adultos llegan con fiebre, malestar y afecciones respiratorias. En el Luisa Gandulfo el área de pediatría que atiende a menores de 2 años recibe a más de 300 niños por día.

En algunos de los centros de atención, como es el caso del Hospital Arturo Oñativia de Almirante Brown, dividieron las áreas para atender a las personas que padecen fiebre y que estarán alejadas de quienes sólo presenten un resfrío.

En otros lugares aconsejaron evitar las aglomeraciones ya que los pacientes pueden contagiarse con los virus estacionales. "Dada la gran demanda reforzamos la guardia para que atienda con mayor velocidad y evitar que la gente se quede mucho tiempo en el hospital", indicó una de las directoras del Gandulfo, Mónica Malchiodi.

Y agregó: "En las últimas semanas la guardia colapsó porque no sólo atendemos a la gente que no cuenta con servios médicos sino que recibimos gente que proviene del privado, ya que ellos no argumentaron no tener turnos".

En tanto, el director del Oñativia, Francisco Grosso, manifestó que es "impresionante" la gran cantidad de gente que se atiende en las guardias por día y señaló que el centro de salud tomó como medida preventiva dividir las guardias para tratar de evitar el contagio entre los pacientes.

"Ya el paciente que viene está contagiado, se agarró la enfermedad, en una oficina, en su casa o en cualquier otro lado, pero lo que intentamos con la división es evitar el contagio de la gripe en aquellos que sólo tienen un resfrío. Por eso, enviamos a los que tienen fiebre a otro consultorio alejado de la guardia general", sostuvo Grosso.

No sólo los hospitales, sino también las clínicas privadas se vieron colapsadas por la gran cantidad de personas con afecciones de distinta índole, algo habitual en la época de invierno.

Pese al temor por la difundida Influenza A, en la mayor parte de los casos, chicos y grandes concurrieron a las visitas médicas con síntomas muy similares: resfrío, congestión nasal, tos, fiebre y dolores musculares intensos que finalmente derivaron en la gripe común o en la clásica angina.

Sin embargo, la psicosis provocó que ante un leve síntoma la gente concurra de manera urgente al médico. Pero los especialistas recomiendan evitar concurrir a los nosocomios "si se está prácticamente sano" para evitar contagiarse. De todos modos, señalaron que en el caso de padecer fiebre y afección respiratoria concurran de inmediato al centro de salud más cercano.

Para las próximas semanas se espera un panorama similar al que se está viviendo en estas primeras semanas de junio. Los especialistas adelantaron que para los primeros días de agosto se espera una importante baja de consultas.

Comentá la nota