Con algunos cambios, el oficialismo le asegura a Cristina prórroga de retenciones

Cedería a pedidos de la centroizquierda para garantizarse el quórum en el recinto. Solo una negativa de Cristina a las modificaciones puede hoy abortar el acuerdo en Diputados
Tras reunirse por más de dos horas y mantener contactos incesantes durante todo el día, el oficialismo en la Cámara de Diputados y cuatro bloques de centroizquierda llegaron ayer a un principio de entendimiento que se plasmaría hoy en la sanción de la prórroga a las facultades que le permiten al Ejecutivo fijar las retenciones a las exportaciones del agro. El kirchnerismo concedería algunos cambios al texto que presentó, entre los que incluiría a regañadientes una disminución en el plazo de la prórroga: de un año a nueve meses. Anoche, en el Congreso, se estimaba que solo una negativa de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a hacer modificaciones al texto podría hacer caer prolongación de las facultades delegadas.

El primer contacto del día para intentar acercar posiciones tuvo lugar en el despacho del conductor de la bancada K, Agustín Rossi. Hasta allí llegaron Eduardo Macaluse (SI), Claudio Lozano (Proyecto Sur), Vilma Ibarra, Cecilia Merchán y Ariel Basteiro (Encuentro Popular y Social) y Miguel Bonasso (Diálogo por Buenos Aires), con su propuesta de modificaciones al texto que impulsa el oficialismo. Terminado el encuentro, desde ambos espacios indicaron a El Cronista la posibilidad de un acuerdo.

El kirchnerismo accedería a acortar el plazo de prórroga y a erradicar la posibilidad de que funcionarios de segundas y terceras líneas hagan uso de las facultades delegadas. Así, la posibilidad de dictar legislación desde el Ejecutivo quedaría exclusivamente en manos de la Presidenta. Por su parte, los cuatro bloques de centroizquierda accederían a flexibilizar algunos de sus pedidos.

Las negociaciones, de todas formas, continuarán hoy en una jornada que se anticipa maratónica. Los legisladores volverán a encontrarse en la comisión de Asuntos Constitucionales a las 10.15, para emitir el despacho que horas más tarde se debatirá en el recinto. La intención del oficialismo es conseguir allí un dictamen unificado con los cuatro bloques de centroizquierda, que en la votación representarán 16 voluntades. De no alcanzar un entendimiento total, los eventuales aliados analizan la posibilidad de acompañar la iniciativa en la votación general y plantear las disidencias en particular.

Para la discusión en el recinto, el kirchnerismo da por seguros unos 110 votos de su bloque, sumados a una quincena de acompañamientos que conseguiría entre bancadas provinciales, ex radicales K e independientes. Así, estará necesitado de la ayuda de las bancadas de centroizquierda para reunir los 129 diputados que den quórum para iniciar la sesión. Luego, en la votación, le alcanzará con su mayoría simple.

El resto del arco opositor, por su parte, se opone estrictamente a la propuesta del Frente para la Victoria. La Coalición Cívica, la UCR, el PRO y el PJ disidente sostienen que el Congreso debe recuperar todas sus atribuciones y, específicamente, la facultad de fijar retenciones para las exportaciones de productos agropecuarios. Impulsarán por ello dictámenes en minoría en la comisión, rechazando la propuesta kirchnerista, y luego no bajarán al recinto hasta que la bancada oficialista consiga el quórum. Intentarán evitar así la prórroga. Aunque fuentes de ese espacio consultadas ayer por este diario se mostraron pesimistas. "Lo sacan sin problemas", estimaron, con tono apesadumbrado.

Comentá la nota