¿Alguien sabe qué va a pasar en Cultura este año?

Parece una pregunta ineludible. Todavía con la modorra de un 2008 sin demasiadas sorpresas y mejor pródigo en exposiciones y muestras, el 2009 es una incógnita.
Sí, es altamente probable que muchos de nuestros funcionarios del área de la Subsecretaría de Cultura de la Provincia (si todavía persisten en el gobierno, obvio) aún no hayan regresado de sus reparadoras vacaciones, o estén recién a punto de tomárselas comprensiblemente.

En fin, alguien debería decir esta boca es mía. A todos nos encantaría Un año de vacaciones a lo Julio Verne pero alguien debería salir a anunciar algo, especialmente a la vista de un 2008 decolorado, donde se lucieron mejor algunas megamuestras como la de la Guerra del Paraguay o la de Máscaras Kamba Ara'anga, o las más o menos recientes instancias del XIX Festival del Chamamé. Cultura: un área donde faltó iniciativa seria en la gestión de espectáculos para una actividad local que ciertamente se muestra hoy desfavorecida, en particular por las vueltas que da el poder provincial en un año eleccionario especial.

Pensar además que es momento de descansar no es suficiente ni provechoso: algunos no descansan y prefieren mientras tanto promover, impulsar o gestionar también en vacaciones donde, naturalmente, la gente tiene más tiempo libre para apreciar la iniciativa cultural y artística en familia allí donde se proponga o movilice... si es que se ofrece.

Si creemos que promover cultura y eventos es aburrido, peor imaginar que nos falten. O que nadie desde el oficialismo proponga nada, total las cortinas están bajas y clausuramos el portón de diciembre a marzo. De hecho, la gestión cultural local deja bastante que desear; y al fin y al cabo el tiempo pasa rápido, y de seguro vendrán caras nuevas si es que no cambian las caretas y antifaces... total, todo el año es carnaval y éste irá hasta el 21 del actual, algo ampliado.

De hecho, los correntinos frecuentemente nos quejamos de que, justo aquí, nunca pasa nada. Amén de ello, últimamente a muchos les han salido ojos en la espalda (por no decir más abajo) puesto que no está muy en claro qué va a pasar con el futuro de algunos funcionarios, y son pocos quienes desean activar solitariamente.

Siempre, la mejor iniciativa, la que perdura, suele ser la particular o la privada, especialmente cuando se multiplican los hacedores y creadores y no bastan o no existen los circuitos de difusión de sus iniciativas; o generalmente se les ignora o no se les incluye en la grilla proyectada más o menos abarcadoramente en la Capital o la provincia, y tanto más cuando la oficial no está... y bien, gracias!

Comentá la nota