"Algo más tenemos que hacer", afirman los chacareros de Santiago

La Mesa de Enlace no llamó al corte de rutas, pero en diversos lugares del país y en Santiago las bases quieren medidas más duras. Hoy buscarán formas de canalizar la bronca del sector.
Las cuatro entidades del campo convocaron ayer a un cese de comercialización de granos y ganado en pie por siete días a partir de este viernes, ante el reclamo de las bases y por la falta de respuesta del Gobierno a los reclamos del sector, agravada con el veto parcial a la ley de Emergencia Agropecuaria.

Si bien la Mesa de Enlace no apoya la realización de cortes de ruta y avalará el tránsito de camiones con productos perecederos durante los días de paro, la dirigencia ruralista descuenta que habrá presencia de productores a la vera de las rutas para mostrar su descontento con la administración de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La Comisión de Enlace Agropecuaria optó por convocar a un cese en la venta de granos con destino a la industria y la exportación y de ganado vacuno en pie, exceptuando la hacienda que provenga de las zonas afectadas por la sequía.

La medida comenzará a la cero hora del próximo viernes 28 de agosto y se extenderá por el término de siete días hasta la medianoche del viernes 4 de setiembre, quedando exceptuados los productos perecederos.

La decisión del cónclave ruralista fue anunciada por Carlos Garetto, titular de Coninagro, quien indicó que la Mesa de Enlace "se encuentra en estado de sesión permanente" tras el "plan de lucha" anunciado y expresó su deseo para que esto sirva al Poder Ejecutivo para "reflexionar" sobre la crisis que vive el sector.

"Desde el campo, propiciábamos con el gobierno un espacio de diálogo, sin duda ante los últimos acontecimientos y con la publicación del veto a la ley de Emergencia Agropecuaria, fue la gota que rebasó el vaso", indicó Garetto para justificar la nueva protesta lanzada por el sector agropecuario.

Consultado sobre el efecto que tendrá la medida de fuerza sobre el abastecimiento del sector minorista, el titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Biolcati indicó: "No tenemos dudas de que esto no va a traer ningún problema. No está dentro de las posibilidades que esto traiga desabastecimiento de carne o de granos".

Pese al cese de comercialización, se dispuso que continúen las actividades normales de la producción rural, tales como la realización de ferias, exposiciones y la actividad tranqueras adentro.

Productores locales

En un sondeo realizado por EL LIBERAL cuatro dirigentes locales reflejaron que la desazón, bronca, incertidumbre son sentimientos que se apoderaron del productor santiagueño.

"Lo que estamos haciendo es recomendar que se acate el paro de siete días decretado por las cuatro entidades, pero que se deje circular a los productos frescos (frutas y hortalizas) que tenemos en la zona de riego, y la hacienda que se tiene que vender por la sequía y la falta de pasto que hay en toda la provincia. Esto debería ser así", expresó Juan Pablo Karnatz, desde CRA.

Para Rodolfo Lobos, miembro de la Sociedad Rural de Quimilí, el veto a la ley fue "como una provocación al sector porque no se soluciona ningún tema y parece que cada vez se ponen más trabas para que la gente pueda producir". Sobre la posibilidad de que los productores salgan a las rutas, dijo que eso no lo puede afirmar "pero tampoco lo puedo descartar, porque eso depende de las asambleas". Su mayor preocupación más allá del conflicto, es no saber qué sigue por las actitudes contradictorias del Gobierno. "El Gobierno hace todo lo contrario al mensaje que dio la población en las urnas, y profundiza la misma forma de gobernar, con su autoritarismo y perjudicando a los productores", se quejó.

Con un enojo que se notaba en los quiebres de su voz, Daniel Di Bella, productor independiente de Robles, dijo que la gente del campo está muy preocupada y enojada con el Gobierno Nacional.

"La situación es pésima en lo económico y en lo moral, porque la gente tiene una desazón. No hay política, no hay horizonte que es otro problema que se enfrenta cualquiera que quiere producir, no solamente de la producción de campo sino de sus derivados. No se sabe si cuando va a poder exportar, si cuánto va a valer. No hay reglas claras, son muchos los riesgos y pocas las certidumbres", resumió.

Asambleas

Carlos Stoppa, tesorero de la Sociedad Rural de Frías, comentó que hoy en una jornada de maíz y de trigo en esa ciudad, será la ocasión de que los productores del oeste santiagueño y este catamarqueño se reúnan en asamblea. Por lo pronto, confirmó que se acatará el paro.

Alertó de la maniobra del Gobierno de provocar al campo para que tome medidas de fuerza y se gane la antipatía de la sociedad. "Esta protesta es la que quiere el Gobierno", dijo, y consideró que hay que buscar nuevos métodos de protesta.

Hoy en una estación de servicios de Fernández, productores se reunirán en asamblea para evaluar el alcance de la medida de fuerza convocada por la Mesa de Enlace y cuáles serán los pasos a seguir.

Comentá la nota