Alfredo Bani afirmó que independientemente del rango son importantes porque nos permiten creer en las instituciones

El letrado en diálogo con nuestro medio reconoció que "algunos concejales habían llegado a comenzar a descreer un poco del correcto accionar del Honorable Tribunal de Cuentas de la Provincia y esto que ha ocurrido viene muy bien, porque va a estimular a los ediles, especialmente los de la oposición a ejercer con mayor fuerza la tarea de control que deben realizar".
Con relación a la decisión del Honorable Tribunal de Faltas de la Provincia de aplicar multas al Intendente Carlos Selva, al contador Roldan y al Licenciado Antonio Lapolla formuló declaraciones a nuestro medio el Dr. Alfredo Bani, quién ocupara la Dirección de Recursos Humanos durante una parte de la primera gestión de gobierno de Carlos Selva. Alfredo Bani dijo "quiero recordar que antes de las últimas elecciones para intendente el Licenciado Antonio Lapolla se quería alejar de su función municipal y al comunicárselo al intendente, éste le pidió que lo siguiera acompañando al menos hasta después de los comicios. Esto me lo dijo Lapolla porque yo también había manifestado mi decisión de irme porque ya no compartía muchas de las cosas que me ordenaban hacer o que directamente hacían otros que no pasaban por un ilícito porque si así hubiese sido las hubiese denunciado, pero lógicamente políticamente hablando impactaba mucho más de manera negativa el alejamiento

de un Secretario de Economía que el del un oscuro Director de Recursos Humanos como yo, por lo cual finalmente accedió y se quedó, pero poniendo algunos puntos como condiciones especiales ,como por ejemplo, dejar de tener que controlar los gastos que se originaban en el área de prensa y esta pequeña historia que estoy contando hace al perfil de Antonio Lapolla por el cual y lo digo abiertamente meto las manos en el fuego ya que si se le pasó alfo fue por distracción y no por acción.

No hablo de las dos restantes personas porque se puede llegar a tomar como que estoy haciendo política, pero si hablo de Lapolla porque me permito hablar del amigo, si puedo hablar de la persona porque realmente tengo conocimientos de causa y puedo decir que se trata de alguien muy correcto y honrado que se retiró evidentemente porque se veía venir no esta consecuencia en particular sino otras que aun pueden ocurrir.

Me atrevo a citar una frase de Juan Bautista Alberdi, un excelente jurista creador de las bases del derecho, gracias a él conmemoramos el Día del Abogado y muchas otras cosas porque el decía que para excitar a los cabildantes, entendiéndose por ese término a los funcionarios de aquella época, para que cumplan bien con sus funciones y deber tenían que pagarles muy bien, muy buenos sueldos para evitar la tentación del robo y además se le debían imponer multas por sus omisiones, o sea tocar del funcionario público la vícera más sensible que tiene que es el propio bolsillo como por ejemplo ha sido en nuestro país el caso de María Julia Alzogaray que hoy sigue siendo noticias en todos los medios nacionales de prensa, que creo que es el primer caso en la historia de la Argentina en la que un funcionario público termina siendo condenado abiertamente por enriquecimiento ilícito y tenga que responder con sus bienes patrimoniales propios.

Las multas que pueden ser de mayor o menor rango son realmente importantes porque nos permiten creer nuevamente en las instituciones y en tal caso he notado que algunos concejales habían llegado a comenzar a descreer un poco del correcto accionar del Honorable Tribunal de Cuentas de la Provincia y esto que ha ocurrido viene muy bien, porque va a estimular a los ediles, especialmente los de la oposición a ejercer con mayor fuerza la tarea de control que deben realizar y aunque pierdan la votación no importa porque el solo hecho de conocerse su forma diferente de pensar y los argumentos porque no aprueban las cuentas para que el Tribunal controle mucho mejor los cajones con la documentación del año de trabajo que el Municipio debe enviar".

Comentá la nota