Alfredo De Angeli fue elegido uno de los 100 personajes iberoamericanos del año

Es según una votación del diario español El País de las personas más influyentes de 2008. Los otros argentinos en la lista.

De desconocido a ilustre con reconocimiento internacional. Así podría sintetizarse el año 2008 en la vida del productor agropecuario Alfredo De Angeli, quien fue elegido por el diario español El País como uno de los 100 hombres y mujeres iberoamericanos del año.

El "Melli" De Angeli, como se lo conoce en sus pagos de Gualeguaychú, se convirtió en un hombre público cuando, megáfono en mano y sin un diente, se animó a desafiar al Gobierno de Cristina y Néstor Kirchner tras implantación de la resolución 125 que elevó las alícuotas de las retenciones a las exportaciones granarias.

Bajo el título de "El campesino y la presidenta", El País señala que "había que ser audaz para apostar a él" ya que "tenía como rivales a Cristina y Néstor Kirchner, inflados de poder y dispuestos a demostrarle que al mundo las ventajas de la democracia matrimonial".

"De Angeli los desafió con sus asambleas en medio de una autovía. Tenía algo. Los productores de televisión lo supieron antes que nadie: si él hablaba, había que darle aire", agrega y menciona el punto de máxima tensión del conflicto -y quizas de mayor fama del ruralista- cuando "un día, un policía lo detuvo y media Argentina estalló en cacerolazos".

Para la publicación ibérica, De Angeli está a la altura de otros compatriotas argentinas como son: Lionel Messi, jugador del Barcelona y la Selección, el juez Luis Moreno Ocampo, fiscal de la Corte Penal Internacional que acusó este año al presidente de Sudán por los crímenes de Darfur, y a Luis Fondebrider, director del Equipo Argentino de Antropología Forense.

Del "minga" como grito de lucha al reconocimiento internacional, De Angeli vivió un año con todo: convertirse en la voz del campo argentino en el conflicto, volverse famoso y mediático, generar un cacerolazo masivo e incluso sobrevivir a un accidente aérea en el que, según dijo, volvió a nacer. Un 2008 agitado que tuvo sus frutos; no sólo la derogación de la 125, por la que luchaba, sino también ser uno de los personajes del año, dejando marginada de la lista incluso a la propia Presidenta.

Comentá la nota