Alfonsín recibió la visita de Cobos y un llamado de Cristina mientras se recupera de una neumonía

Alfonsín recibió la visita de Cobos y un llamado de Cristina mientras se recupera de una neumonía
La salud del ex presidente Raúl Alfonsín sufrió un agravamiento, al declarársele el domingo por la noche un cuadro de "neumonía broncoaspiratoria" con fiebre, a raíz de un cáncer que padece desde hace más de un año.
La noticia, que circuló en las primeras horas del día, causó preocupación y motivó comunicaciones de diferentes dirigentes y autoridades, entre ellas la presidenta Cristina Fernández y el vicepresidente Julio Cobos, quien visitó a Alfonsín en su domicilio particular de Recoleta.

Una vez conocida la noticia, Fernández de Kirchner, quien se encuentra en la cumbre de países árabes y latinoamericanos que se realiza en Qatar, había intentado comunicarse en diferentes oportunidades pero sin éxito el hijo de Raúl Alfonsín.

Finalmente, a las 17, Ricardo Alfonsín le devolvió el llamado a la presidenta y la informó sobre el estado de salud de su padre.

La última aparición pública del ex presidente radical fue a principios de octubre del año pasado para la inauguración de su busto en la Casa Rosada junto a la jefa de Estado Cristina Kirchner, mientras que el 30 de ese mes recibió un homenaje en el Luna Park al cumplirse 25 años de su triunfo electoral.

Según informó hoy el doctor Alberto Sadler, jefe del equipo médico que atiende a Alfonsín, el paciente padece de neumonía broncoaspiratoria, un cuadro del que se han registrado "varios episodios similares, de los que se ha recuperado".

"Esperamos que éste sea otro de esos episodios", dijo.

Alfonsín, de 82 años, padece desde hace aproximadamente un año un cáncer de pulmón con metástasis ósea, que lo obliga a mantener reposo, por ahora en su casa de la avenida Santa Fe al 1600.

Esta mañana "estaba leyendo el diario acompañado de diversos familiares, lúcido", dijo Sadler, y agregó que "hoy está algo mejor (que ayer). No le está pasando nada no esperable en este momento".

Posteriormente, Sadler ratificó el diagnóstico a través de un parte médico en el que, además, sostuvo que el paciente le efectuaba "múltiples preguntas" sobre su estado de salud.

Agregó que el ex presidente "está absolutamente conectado con la realidad, está conciente de lo que está pasando".

El doctor comentó que "durante los últimos meses de la prolongada enfermedad, el paciente tuvo altibajos con mejorías transitorias y con dolores más o menos importantes, según los momentos".

"En estos momentos, padece de una neumonía broncoaspirativa; tuvo varios episodios de los que se ha recuperado. Esperamos que éste sea otro de esos episodios", se esperanzó Sadler.

Explicó que "cuando un paciente con cáncer se complica con neumonía y fiebre, se complica transitoriamente. Hoy está algo mejor, esperamos que se recupere".

Cuando se le preguntó si Alfonsín podría realmente superar el cuadro, el médico respondió: "Es altamente probable que así sea".

Por su parte, el hijo del ex presidente, Ricardo Alfonsín, que al igual que el especialista atendió a la prensa en la puerta del domicilio de su padre, destacó que "está muy bien" de ánimo.

Tras agradecer la "preocupación" de la prensa por la salud de su padre, dijo que éste se encontraba con miembros de su familia y con amigos, y ese sentido, comentó que esperaba la visita del ex secretario de Hacienda Mario Brodersohn.

Indicó que "la gente se mostró muy solidaria, todo el mundo está muy preocupado por la situación; no sé cómo circuló una versión de que algo había ocurrido" con su padre, agregó.

Por último, pese a aclarar que Alfonsín "no" está dolorido, admitió que "la enfermedad que él tiene nos preocupa y nos asusta a todos.

Supongo que a él también", pero se mostró optimista, al señalar que "tenemos confianza de que, con ayuda de Dios y su esfuerzo, podamos superar" el momento.

Poco después de las 11 llegó al lugar Cobos, quien se retiró a las 11.37 sin poder dialogar con el paciente.

Alfonsín "estaba descansando. Estuve reunido con la familia, sus hermanos e hijos, no quise tener que despertarlo", comentó el vicepresidente.

Cobos precisó que había hablado con Ricardo y dijo que su visita se debía a que "quise, en momentos difíciles, compartir (mi preocupación) con la familia".

"Ha pasado una situación muy complicada en horas de la noche, hay que estar atentos y confiar en la medicina y, por supuesto, en los médicos que lo atienden", agregó Cobos antes de despedirse con un beso de Ricardo Alfonsín, en medio de un revuelo de cables y micrófonos que obligó a la policía a cortar parcialmente la avenida Santa Fe.

Comentá la nota