Alfonsín le bajó el tono a las diferencias en el Acuerdo Cívico y respaldó a Cobos para 2011

Alfonsín le bajó el tono a las diferencias en el Acuerdo Cívico y respaldó a Cobos para 2011
El diputado electo por el Acuerdo Cívico y Social Ricardo Alfonsín aseguró hoy que no habrá ruptura con la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, pero aseguró que el vicepresidente Julio Cobos sería el candidato presidencial de esa fuerza si las elecciones fueran hoy.
Alfonsín salió a sostener a Carrió en momentos en que el lugar que la dirigente ocupaba en el seno del Acuerdo Cívico fue puesto en duda luego de negarse a participar del diálogo con el Gobierno, a contramano de lo que decidieron sus socios políticos del radicalismo, el socialismo y el GEN.

"Vamos a trabajar para fortalecer esta alternativa, y Carrió va a estar trabajando con nosotros, yo estoy seguro de eso", afirmó Alfonsín.

En el marco de una fuerte tensión interna en el Acuerdo Cívico debido a las marcadas diferencias entre sus líderes, el dirigente radical consideró que "las diferencias siempre existen pero eso de ninguna manera pone en riesgo" a esa fuerza política.

El diputado electo confirmó que cuando la líder de la Coalición Cívica vuelva de las vacaciones va a "hablar con ella", pero recalcó que la dirigente "no va a hacer absolutamente nada para que esto se debilite", en alusión a la fuerza que conforman la UCR, el socialismo, y el espacio de Carrió.

Sin embargo, Alfonsín consideró que "Cobos seria el candidato" del Acuerdo Cívico "si las elecciones (presidenciales) fueran hoy", porque según dijo, "es el que mejor imagen tiene ante la sociedad".

La importancia de estas declaraciones radican en que la figura del vicepresidente cobró fuerza en el seno del Acuerdo Cívico a partir del debilitamiento de Carrió, ocasionado por el tercer lugar que obtuvo en las elecciones legislativas porteñas y su negativa a concurrir al diálogo convocado por el Gobierno.

Debido a que Carrió fue la única integrante de la fuerza que se negó a tomar nota de la apertura del Gobierno, su posición en el Acuerdo Cívico, del que supo ser el motor principal, se debilitó.

Comentá la nota