Alfin Basile.

Se acabaron las palabras: hoy lo presentan al Coco, el DT que vuelve al club y que pone en juego las cinco coronas de su primera etapa...
Cabulero como pocos, hubiese preferido ser presentado el último domingo, con las Elecciones y todo si era necesario. Porque un 28 de junio, pero del 2005, dio su primera conferencia de prensa como técnico de Boca. Por unos días de diferencia no se pudo repetir la fecha y eso le dio un poco de bronca, pero ya se resignó, por supuesto. Seguramente tendrá otras cábalas para respetar de ahora en más en esta nueva etapa. Alfio Basile vuelve al ruedo. Después de su polémica y aún no esclarecida salida de la Selección, el Coco retorna a la dirección técnica. Y con el desafío de igualar el campañón que hizo en su primer ciclo en Boca, en la temporada 05/06, cuando ganó ni más ni menos que cinco títulos en la misma cantidad de competencias. A las 19, su vozarrón hará su aparición en la sala de conferencias del club. Otra vez. Bye al silenzio stampa. Bye al no comments. Que empiece la función...

"No sabés las ganas que tiene de dirigir. Y mucho más si el club es Boca", comentaba un allegado suyo cuando su nombre recién empezaba a sonar como reemplazante de Carlos Ischia y cuando surgían comentarios sobre un supuesto desgano del Coco para volver a ponerse el buzo de DT. "Nada que ver, se quedó con un trago amargo por lo de la Selección y le gusta el desafío de repetir lo que ganó en Boca, así que motivación le sobra", contó alguien que lo conoce bastante bien. Por ese motivo, él mismo hizo correr el dato de que lo económico no sería impedimento, teniendo en cuenta la política de austeridad que estableció el club en estos tiempos. Igual, tuvieron que juntarse varias veces Carlos Bianchi y Norberto Recassens, representante de Basile, para ponerse de acuerdo. Aunque se sabía, desde que los dirigentes le hicieron la cruz a Ischia, que la sucesión del Pelado iba a definirse con el okey o no del Coco.

A diferencia de su anterior paso por Boca, esta vez el club no romperá el chanchito. No habrá 10.000.000 de dólares para invertir en refuerzos. Ni siquiera la mitad de esa cifra. Pero Basile está contento con el plantel que tiene. De todos modos, pidió algunos nombres: un arquero para pelearle el puesto al Pato (Hilario Navarro), un marcador central si se va Julio César Cáceres (el Cata Díaz o el Flaco Schiavi o Diego Lugano), un 5 (el Lobo Ledesma) y un volante ofensivo (Pocho Insúa). O sea, la base, una especie de columna vertebral como a él le gusta decir. En el primer encuentro que tuvo con Bianchi, el sábado 13 de junio por la mañana en la casa del Virrey, también dijo que le gustaría que se quedaran el Negro Ibarra y el pibe Monzón, que volvió del Betis, que no se opondría a la llegada de un volante derecho y que no tendría problemas si Guillermo Marino debe regresar y quedarse en el plantel. Con los delanteros, en tanto, aseguró estar conforme. Aunque explicó que le gustaría traer un punta si el club vende a Palacio.

Sus colaboradores serán los de siempre. Después de algunas idas y vueltas con respecto al contrato de cada uno de ellos, hubo acuerdo para que Rubén Panadero Díaz, Jorge Ruso Ribolzi y el Profe Carlos Dibos lo acompañen nuevamente en esta etapa. El cuarteto ya conoce las mieles del éxito en Boca y buscará repetir. El objetivo traerá un plus de dinero bajo el brazo. Basile aceptó cobrar 650.000 dólares por un contrato de una temporada si en el vínculo se establecían premios por objetivos cumplidos. Ejemplos: ganar el Apertura 09, el Clausura 2010 y entrar a la Copa Libertadores del año que viene.

"Basile es un amigo. Ojalá que la pasemos tan bien como en la Selección", afirmó Riquelme, el más mimado por el DT. "A Coco lo conocemos. Es un técnico de experiencia que nos aportará mucho", aseguró Palermo. "Esperemos volver a ganar todo con él", deseó el Pato. "Me puso muy contento su regreso. Fue el mejor técnico que tuve", lo elogió Palacio. Bancado por los referentes, respetado por los más jóvenes, la misión extrafutbolística de Basile será la armonía dentro del vestuario, después de una temporada en la que florecieron los problemas internos más allá de la obtención del Apertura 08 y la Recopa. "Con dos gritos y mucho chamuyo, se los pone a todos en el bolsillo", lo definió un dirigente de Boca.

Las luces ya están encendidas. El micrófono, preparado. La lapicera para estampar la firma, también. 10, 9, 8... Empezó la cuenta regresiva. El show debe comenzar.

Comentá la nota