Alertan a los usuarios de tarjetas de crédito para evitar fraudes

Desde la Asociación Riojana del Consumidor (A.R.Co.), alertaron a la comunidad sobre los diversos métodos que utilizan los estafadores para embaucar a los usuarios de tarjetas de crédito, e informan sobre las medidas de prevención que deben tener los clientes y comerciantes para evitar este tipo de delito.
Debido a las numerosas denuncias realizadas por los usuarios de tarjetas de créditos, desde la Asociación Riojana del Consumidor (A.R.Co.), informan sobre medidas preventivas para evitar delitos de estafa.

Uno de los métodos que se usan para estafar con tarjetas de crédito, es utilizar los números de las tarjetas y los datos del usuario. Muchas veces, llaman por teléfono para preguntar cuáles son los servicios de débitos automáticos adheridos, los nombres de los padres, o si realizó recientemente algún viaje donde utilizó la tarjeta. Son engaños para obtener información.

Otro de los casos, ocurre cuando con los delincuentes intentan falsificar la tarjeta. Toman cualquier pedazo de plástico, imprimen los datos del frente necesario para hacer los cupones y luego, por un porcentaje, acuerdan compras con comerciantes que se prestan a la maniobra. Otra modalidad, más refinada, consiste en copiar el frente de la tarjeta y alguna de sus medidas de seguridad visibles. Aún en estos casos, se necesita la complicidad del comerciante, ya que las copias son imperfectas.

Pero también, puede ocurrir “tarjetas mellizas”. Son las estafas de última generación con tarjetas. En el momento en que el poseedor de la tarjeta la entrega para pagar su compra en un comercio, un cable une a la máquina que pide la autorización con una computadora, de esa manera " chupan" los datos de la banda magnética. Los delincuentes eligen al azar las bandas magnéticas que van a copiar. La réplica de la banda magnética se realiza sobre un plástico falsificado o, las más de las veces, en cualquier tarjeta con banda. Esta modalidad se llama en Estados Unidos "skimming" (borrado fino).

En muchas ocasiones el usuario se ve sorprendido por la pérdida o robo de la tarjeta por lo que hay que actuar con rapidez y suspender el plástico, caso contrario se puede dar la situación de que el mismo sea utilizado por terceras personas en complicidad con el comercio.

¿Como pueden prevenirse los usuarios?

No anote el número de teléfono en el cupón de compra de una tarjeta. Con el cupón, más el número de teléfono hay quienes se hacen pasar por empleados de la tarjeta para obtener información relevante para falsificarla. No dar información telefónica de la tarjeta, excepto cuando el usuario sepa con quién está hablando. Muchos oportunistas utilizan el truco de llamar impostando identidades para obtener información indispensable para hacer tarjetas truchas.

No dejar los datos de las tarjetas en Internet, en aquellos sitios considerados "inseguros". Los sitios seguros se diferencian de los demás porque tienen el dibujo de un candado en la barra inferior de la ventana. Cuando se anula la operación en un comercio, destruir el cupón que no se vaya a utilizar.

Firmar el reverso de la tarjeta. Si queda sin firmar, en caso de extravío cualquiera puede estampar su firma y hacer compras con una firma falsa. La firma al dorso de la tarjeta es una medida de seguridad en favor del usuario.

Presentar su documento cuando el comerciante lo solicita sin molestarse.

Por último, la Asociación Riojana del Consumidor, advierte a los comerciantes:

Emitir cupones genuinos. Eso significa que el usuario de la tarjeta es quien debe hacer la operación, y no un familiar o un "amigo". Solicitar la autorización, aún cuando las demoras en la comunicación pongan en riesgo la venta. Verificar la existencia de las medidas de seguridad de la tarjeta. El holograma es fundamental. Luego, hay que mirar el panel de firma y el aspecto general de la tarjeta.

No aceptar tarjetas sin firma. Quien termina pagando las compras apócrifas son los comerciantes que aceptaron plásticos que no cumplían los requisitos formales. Cada tres años debe destruirse la información almacenada en el comercio.

Comentá la nota