Alertan sobre posibles cortes de energía.

Ante la salida de servicio de la usina TermoRoca, peligra el sistema eléctrico del Alto Valle. Se creó un Comité de Crisis para paliar la situación.

El problema no es de falta de oferta de electricidad, sino de flujo de la energía. No se descarta restringir la demanda.

Neuquén > El sector eléctrico de la región corre serio peligro de colapso, y no se descarta programar cortes a ciertos sectores para evitar males mayores.

El complicado panorama se produjo ante la salida de servicio de la central TermoRoca, producida el domingo pasado a las 6.30 por una falla en la turbina impulsora con principio de incendio. Las empresas y organismos del sector eléctrico de las provincias de Río Negro y Neuquén conformaron un Comité de Crisis para hacer frente a la contingencia.

Según se informó oficialmente, no se descarta aplicar restricciones al consumo, en caso de que la situación se complique aún más.

El presidente del Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN), Alejandro Nicola, confirmó en diálogo con este diario de lo complejo de la situación y que se está en continuo contacto con las autoridades nacionales.

El funcionario explicó que «en las próximas horas se concretará una reunión entre los técnicos de las empresas energéticas de la región para delinear distintas hipótesis según la demanda que se produzca». «El objetivo es evitar restricciones en la cobertura de la demanda», dijo Nicola.

La salida de servicio de TermoRoca trajo problemas en la distribución de energía hacia varias ciudades del valle rionegrino, en plena temporada de alto consumo por el funcionamiento de los galpones de empaque y de los frigoríficos. Se estima que esa usina estaría paralizada hasta por dos meses.

Por ello, el Comité evalúa cómo enviar la energía disponible en la región. El problema no es de falta de oferta de electricidad, sino de flujo de la energía. Al enviar más electricidad por determinadas líneas se producen picos de tensión que pueden generar el colapso del sistema de transporte y provocar cortes imprevistos. Por lo tanto, no se descarta restringir la demanda, como último recurso. Los perjudicados podrían ser los grandes usuarios, para proteger el consumo residencial.

El Comité ha dispuesto la operación en condiciones excepcionales del sistema de transporte de la región y se ha coordinado con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A. (Cammesa) el despacho de todos los grupos generadores del área disponibles y la suspensión de los mantenimientos que no sean de emergencia, a los efectos de morigerar el impacto de esta situación extraordinaria en los usuarios finales del sistema.

En forma paralela las autoridades de las empresas y organismos estatales se encuentran abocadas a la búsqueda de alternativas a fin de paliar las consecuencias de la salida de servicio del generador roquense.

El Comité de Emergencia está integrado por Transcomahue S.A, Edersa, EPRE Río Negro, la cooperativa CALF, el EPEN, y la Municipalidad de Neuquén.

Comentá la nota