Alertan sobre un perjuicio al sector de la construcción

Preocupa la disminución de obras y el aumento de los despidos, así como los atrasos en los pagos y la excesiva demora en la aprobación de los expedientes municipales.
La crisis económica del país, el atraso que registra la cadena de pagos en las obras públicas y la demora en la aprobación de expedientes por parte de la Municipalidad fueron algunos de los factores señalados por la denominada Mesa de la Construcción, como causantes de la crisis que registra ese sector, alertando sobre la necesidad de establecer reglas y conductas claras que no ahuyenten a los inversores.

La agrupación, conformada la semana última en nuestra ciudad, está integrada por representantes de la Corporación del Comercio, Industria y Servicios (CCIyS), los colegios profesionales de ingenieros, arquitectos, agrimensores y técnicos, la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) y las empresas del Parque Industrial.

"La construcción sufre hoy una preocupante disminución de obras, con despidos, atrasos en los pagos y una excesiva demora en la aprobación de los expedientes municipales. Todo esto provoca que más de 1.500 obreros del gremio se encuentren desocupados", explicó Enrique Wasserman, quien preside la Asociación Bahiense de la Construcción, cámara que opera dentro de la CCIyS.

De acuerdo con lo señalado por el empresario, existe gran incertidumbre en el mercado local, hecho que genera el desaliento de los inversores y desarrolladores inmobiliarios, frustrando proyectos y emprendimientos.

"Hoy tendríamos que tener en ejecución entre 30 y 40 mil metros cuadrados, que representan una comercialización de 150 millones de pesos, que no terminan de concretarse. Por eso estamos pidiendo al municipio y al Concejo Deliberante que nos ayuden a destrabar esta situación", señaló.

Esta preocupación se agravó ante la protesta realizada la semana última por vecinos de la calle San Salvador al 200, quienes se quejaron por el inminente inicio de una vivienda multifamiliar en esa cuadra, alertando, además, sobre otras obras similares en elaboración.

Si bien los mencionados proyectos se encuadran en la legislación vigente, los vecinos manifestaron su rechazo a estas construcciones y su voluntad de recurrir a la justicia, a fin de ponerle freno.

"Esto genera una incertidumbre para quien pretende invertir en este rubro, porque advierte estos inconvenientes con los vecinos, cuando, en realidad, ellos también son vecinos", agregó Wasserman.

Falencia municipal

Acerca del atraso que registran los expedientes en el municipio, la Mesa de la Construcción remarcó que el área de Obras Particulares, responsable de la aprobación de los expedientes, sigue registrando preocupantes falencias.

El arquitecto Jorge Llambrich, representando a los profesionales de la construcción, resumió parte de esa situación.

"A fines de 2007 se estableció el denominado 'corralito urbano', que vino a resolver algunos problemas del crecimiento que teníamos en la ciudad. El intendente intervino entonces la oficina de Obras Particulares, despidió gente y nombró un interventor.

"Precisamente el informe que esta persona realizó fue lapidario, mencionando la falta de infraestructura, la carencia de un rol de mando y de una mecánica de trabajo. A pesar de eso, desde entonces, no se ha hecho absolutamente nada", señaló.

Llambrich remarcó, además, "la falta de atención" que la ciudad tiene hacia la construcción, a pesar del impacto positivo que ésta tiene en el mercado laboral y apuntó a las quejas vecinales ante cada edificio que se plantea construir.

"Estamos preocupados porque volvemos a vivir algo que ya pasamos años atrás. Queremos hacer un alerta porque pareciera que nadie tiene en cuenta nuestro sistema productivo. Por eso pretendemos reglas claras para construir. Pero si cada vez que, por intereses particulares, alguien levanta la mano se vuelven a cuestionar las obras, las inversiones se dejan de lado", explicó.

Por último, el representante de la UOCRA, Oscar Destéfano, secretario de finanzas de esa entidad, manifestó su preocupación por las consecuencias de la crisis en la clase trabajadora.

"Nuestro objetivo es defender los puestos de trabajo. Nos ocupamos de representar a los trabajadores, que son la base de esta comunidad", explicó.

Destéfano señaló que la desocupación que registra su gremio responde, en gran medida, a la burocracia municipal y a los conflictos vecinales.

"Sabemos que, ante esas situaciones, el inversor se retira y las empresas comienzan a tener problemas económicos. Pero también tenemos en claro que el ajuste no debe ser el trabajador, por eso estamos alertas y preocupados", indicó.

Comentá la nota