Alertan sobre el impuesto a los puertos en la Provincia

El cobro de tasas para la carga y descarga de mercaderías forma parte del paquete tributario aprobado por los Diputados y que la semana próxima podrá sancionar el Senado. Anticipan que perjudicará la producción y habrá despidos

La actividad en los 14 puertos de la Provincia se resentirá sensiblemente si la semana próxima el Senado bonaerense sanciona la reforma impositiva enviada por el gobernador Daniel Scioli a la Legislatura, que fue aprobada el miércoles por los Diputados. Así lo alertaron ayer ruralistas, y sectores vinculados a la actividad portuaria y granaria.

El paquete tributario incluye, entre otros aumentos, el cobro de un adicional en las terminales portuarias a la carga ($ 8) y descarga ($ 24) por tonelada de mercadería.

Ese impuesto se comenzará a cobrar este año, según indica el proyecto de ley, y la Provincia estima que representará poco menos de 700 millones de pesos de los 1.200 millones que pretende recaudar el año próximo con la reforma. Además, la administración de Scioli tiene urgencia para sancionarla porque deberá garantizar el pago de los sueldos de este año, que actualmente están comprometidos.

La Unión Recibidores de Granos (Urgara) alertó ayer que con ese impuesto "se destruirá la actividad en la Provincia y habrá una escalada de despidos". Además, la entidad que conduce Alfredo Palacio aseguró, mediante un comunicado, que "los puertos bonaerenses dejarían de ser competitivos, afectando a 80 por ciento de los puestos de trabajo". Y aseguró que desde el sector están "analizando protestas conjuntas para reclamar frente a este proyecto irracional".

Desde la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), su vicepresidente Jorge Srodek, aseguró que "el impuesto portuario tendrá el mismo efecto que las retenciones, porque la mayoría de los productos que se cargan para exportación en los puertos bonaerenses son los productos primarios del campo", subrayó Srodek.

En el mismo sentido, Palacio señaló que "se quiere hacer creer que el impuesto lo pagarán los exportadores, pero en definitiva se lo trasladarán al productor. Lo que lograrán es que el exportador termine haciendo las cargas y descargas en otros puertos del país, ya que se estaría sumando una carga impositiva por tonelada cercana a los 10 dólares, que nadie va a querer pagar".

Para Srodek, "sin dudas los puertos bonaerenses perderán aún más competitividad frente a los de provincias como Santa Fe que no tienen estos impuestos". El dirigente rural y diputado provincial electo por Unión-Pro, agregó que "cada vez más veremos cómo mucha de la producción agropecuaria bonaerense sale por esos puertos". De acuerdo a un informe de Carbap, "en 2007, el último año con condiciones de producción normales, de los 30 millones de toneladas de cereales (entre trigo, maíz, soja, girasol y sus derivados) que se produjeron en la Provincia sólo la mitad salieron procesadas por los puertos bonaerenses". Por lo que esa entidad advierte que con la aplicación del impuesto "la Provincia que produce un tercio del cereal del país va a y exportar a través de sus puertos una mínima parte.

Por su parte el diputado provincial de Unión Peronista, Ismael Passaglia, dijo a Hoy que el impuesto a los puertos "se va a hacer inviable". El legislador de San Nicolás aseguró que en el puerto de esa ciudad del Norte bonaerense la empresa concesionaria podría mudarse a Uruguay y a Rosario, dejando a 1.100 trabajadores sin empleo.

"En vez de fomentar la producción para poder salir de esta crisis, van a condicionar aún más a los puertos bonaerenses, estableciendo un tributo sin sentido", finalizó Palacio.

Stolbizer: "Que Scioli golpee la puerta que tiene que golpear"

La diputada bonaerense electa Margarita Stolbizer rechazó ayer rotundamente la intención del gobernador Scioli de crear nuevos impuestos para cubrir

el fuerte déficit provincial, y recordó que hace un mes le pidió que "golpee la puerta que tiene que golpear", la del Gobierno central, para obtener esos fondos, "y no la de los contribuyentes".

Stolbizer dijo que le "preocupa mucho" la iniciativa de Scioli "por el contexto económico social" actual, en momentos de "recesión", cuando "no es aconsejable meter mano en los bolsillos de la gente".

Además, sostuvo que "el gobernador tiene recursos" para obtener los fondos que necesita, que es reclamar al Gobierno central que le pague lo que le debe en materia de coparticipación federal, que calculó en unos 12 mil millones de pesos.

Rechazo opositor en el Senado

La reforma impositiva deberá ser votada la semana próxima en el Senado, donde el oficialismo tiene mayoría más abultada que en Diputados y no tendrá los mismos problemas para aprobarla que anteayer en la Cámara baja. Además del impuesto portuario, el proyecto de ley incluye aumentos en las patentes para automóviles que superen los 40 mil pesos (con la autorización para secuestrar vehículos que adeuden impuestos), en el Inmobiliario de los terrenos de la planta urbana edificada y baldía, y en el Inmobiliario Rural. También se cobrará un Sello para la compraventa de autos usados y un impuesto en las Herencias que superen los 3 millones de pesos.

Al igual que en Diputados, en el Senado la oposición ya adelantó su rechazo. "Parece que el único mecanismo que encuentra el gobernador Daniel Scioli para que los números le cierren es aumentar la presión fiscal, en lugar de exigirle al Gobierno nacional un aumento en la coparticipación. El retroceso en 8 puntos de la recaudación no puede explicarse con impuestos más altos", aseguró el legislador del Ari Gerardo Reverberi.

"Unicamente a alguien que no conoce la provincia de Buenos Aires se le puede ocurrir un aumento de impuestos después de los efectos que la sequía y las retenciones causaron en las economías regionales. El interior de la Provincia está parado, se cortó la cadena de pagos, aumentó el desempleo, la pobreza, la marginación, y el gobernador pretende incrementar los tributos", sostuvo el vicepresidente del bloque radical, Diego Rodrigo.

Diario Hoy

Comentá la nota