Alertan que faltará pan, carnes, fideos y galletitas

Especialistas y directivos de cámaras vinculados con el sector, comenzaron a encender la luz de alerta ante lo que consideran una inminente "desaparición" de las góndolas de algunos alimento claves de la canasta básica de los argentinos, tales como los panificados y la carne.
Pablo Adreani, director de AgriPAC Consultores y uno de los analistas referentes del mercado granario, fue contundente: "En la Argentina va a faltar pan, galletitas y fideos".

"Vamos camino a que se produzca un desabastecimiento, producto de la pésima campaña de trigo que estamos teniendo en la actualidad", agregó Adreani.

Por su parte, el presidente de la corredora de granos Artegran, César Gagliardo, confirmó los temores de una posible escasez de estos alimentos básicos: "Estamos en el peor camino. Las proyecciones del área sembrada de trigo se están recortando drásticamente y a esta altura, hay que olvidarse de que quede algo para exportar. Eso es lo menos importante, acá la clave es ver si llegamos o no a abastecer el mercado interno".

En la misma línea, el economista Manuel Solanet, alertó que "es un hecho que va a desaparecer el saldo exportable de trigo y que haya escasez de materia prima. Esto puede derivar en desabastecimiento".

A esto, el experto agregó un elemento más de tensión social: una potencial suba de precios para estos alimentos básicos.

Según Adreani, "la situación del trigo hoy en la Argentina es dramática. Estamos repitiendo la misma experiencia del año pasado con el agregado de que la sequía se prolongó demasiado. Está cayendo la superficie de siembra y esto implica continuos recortes en las proyecciones de producción".

Según el especialista, el futuro del cereal hoy únicamente está en manos del clima: "Si no llueve en julio vamos camino a cerrar la peor campaña de las últimas décadas".

Sucede que si bien la producción podría superar levemente las cerca de 6 M de toneladas que demandan los consumidores argentinos, "va a suceder que la mitad de ese volumen nadie la va a ver en el mercado de comercialización", explicó Adreani.

"El productor sabrá que lo que tiene vale oro y en un momento determinado va a dejar de volcar granos al mercado. Entonces, lo que va a suceder es que, a pesar de tener las toneladas para abastecer el consumo, nunca aparecerá ese volumen porque lo van a estar reteniendo en los campos", recalcó.

"Esto, sin dudas traerá un problema muy serio el año próximo en el abastecimiento interno de productos industrializados a partir de la harina, como el pan, los fideos y las galletitas, entre otros", agregó Adreani.

¿Cómo se llegó a esta situación? Los números son contundentes: hace dos campañas, la Argentina había logrado una cosecha de trigo de 16,6 M de toneladas, que había arrojado un saldo exportable de más de 10 M, ya que el mercado interno consume poco más de 6 M. La campaña anterior cerró en 8,5 M, es decir, una caída de casi 50%, producto de la mayor sequía de los últimos 70 años y la histórica pelea entre campo y Gobierno por las retenciones móviles.

Comentá la nota