Alertan que la empresa que construirá la millonaria obra del emisario submarino "no tiene experiencia"

Integrantes de la Asamblea Ambiental de General Pueyrredon aseguraron que la anunciada obra del Emisario Submarino "no se puede hacer" al explicar que "los 4 kilómetros de caño que van a poner van a durar un rato ante el efecto de las corrientes marinas". También advirtieron que la empresa adjudicataria de la millonaria construcción "no tiene experiencia" para este tipo de trabajos.

En declaraciones a FM 99.1, el Arquitecto Carlos Ciencia, miembro de la Asamblea Ambiental de General Pueyrredon, consideró que la anunciada obra del Emisario Submarino, al que denominó "enema subacuático", "no se puede hacer".

El especialista argumentó que "en una ciudad donde se pesca no conocen nada de las corrientes submarinas y van a poner 4 kilómetros de caño que van a durar un rato", a la vez que lanzó duros cuestionamientos hacia la empresa adjudicataria para los trabajos, Supercemento SA, sobre la cual dijo que "no tiene experiencia en el tema, lo más probo que se puede pedir".

"Es gente muy decente pero no tiene competencia para hacer algo que no puede ser hecho", aseveró.

Cabe recordar que el 22 de diciembre de 2008 se adjudicó a la empresa Supercemento SAIC el contrato para la construcción del Emisario Submarino de Mar del Plata, trabajo que harán en conjunto Nación y Municipio y que requiere una inversión de 130 millones de pesos.

BASURAL

Por otra parte, el integrante de la Asamblea Ambiental se refirió al fracaso de la licitación para construir un relleno sanitario en el denominado predio ex Venturino, hecho que consideró consecuencia del desconocimiento de la Municipalidad en la materia. "Es un camino que no conocen en la Municipalidad ; no saben cómo hacerlo. Esta gente, ‘especialistas’, nunca leyó a Aristóteles, quien dijo ‘huye de lo que te excede’ y lamentablemente, en nuestra aldea, todo los excede", apuntó.

En ese sentido, Ciencia reparó en que "acá tenemos 4.800 millones de kilos de inmundicias tóxicas en el basural de Mar del Plata; en la Playa Luna Roja nadie puede caminar por los lixiviados; la gente del barrio Antártida Argentina dice que el agua sale como vino; mientras que Nación y Provincia declararon que después de 15 años estaba resuelta la cuestión, y no se habló nunca más del basural".

Y subrayó: "Tenemos una recolectora que toma los fluidos, los tira en cualquier parte y esto es un ecosidio que pasa a ser un genocidio porque está matando gente".

En relación con la elección del predio ex Venturino para la colocación de residuos ante el colapso del actual basural, Ciencia observó que "es una esponja insaciable en la que después de 12 años le vuelven a poner más basura arriba" y estimó que no será la solución definitiva. "Habría que averiguar que hay en el medio de eso porque hay un negocio", añadió.

Siguiendo con los puntos negativos de la elección del mencionado terreno, el especialista en Medio Ambiente hizo hincapié en que allí "no hay membrana y la que se va a poner se va a hundir enseguida cuando se le ponga peso; es como si yo quisiera construir una vivienda sobre un colchón".

En ese contexto, sostuvo que "esto es una improvisación total" y derivación "del mal discurso político y mentiroso para nuestra comunidad y de la acción de una serie de personas, que siempre son las mismas y que desconocen cómo hacer las cosas".

Asimismo, el Arq. Ciencia hizo referencia a las supuestas irregularidades que habrían tenido lugar en el estudio de impacto ambiental que había solicitado el Banco Mundial para instalar el nuevo basural en el ex Venturino, y que se deberían a la supuesta relación existente entre la Consultora encargada del informe y el empleado municipal Simón Caparrós. Si bien aclaró que cuando fue consultado advirtió que "no era un área de su incumbencia", admitió que "obviamente la denominación de una consultora con el apellido de un funcionario municipal fue un equívoco que no se arregló en su debido momento".

Por último, el ambientalista indicó que el fracaso de la licitación del relleno sanitario fue "porque no se puede hacer".

"Cualquier empresa que se preste a hacer eso no va a prosperar porque se van a utilizar 63 hectáreas para colocar basura y tierra, pero a dónde va a salir; qué se va a poner entre capa y capa", cuestionó y dedujo: "Entonces, para las empresas pasar $84 millones es poco para pagar el riesgo que van a tener que pagar".

Comentá la nota