Alerta en el sector petrolero por un posible aumento de las retenciones

Alerta en el sector petrolero por un posible aumento de las retenciones

Lo dejó entrever el fin de semana el presidente electo, Alberto Fernández, aunque sin dar detalles. También mencionó al campo y a las mineras. Estos ingresos adicionales serían claves para que no se dispare el déficit fiscal en 2020

El sector agropecuario no estaría solo a la hora de enfrentar una mayor presión tributaria el año próximo. El presidente electo, Alberto Fernández, dejó entrever que también las compañías petroleras y las mineras deberán hacer el esfuerzo para mejorar la recaudación. Si bien reconoció que no lo consideraba algo positivo, lo justificó por “el déficit de 5% del PBI que deja el gobierno de Macri”.

Actualmente todas las exportaciones pagan $4 por dólar, aunque algunos sectores aportan sólo $3, que es el caso de las economías regionales y las PYME. Pero la suba del dólar hasta $60 en el mayorista licuó parte de los ingresos. Fernández ya le había dicho a la mesa de enlace agropecuaria que no tenía en mente una reducción de las retenciones y dio a entender que aumentaría la presión fiscal sobre el sector.

Alberto Fernández

El agujero fiscal del 2020 sería tan significativo que no alcanza sólo con las exportaciones del campo, por lo que también otros sectores deberán tributar más. No está claro cuál será el esquema, si un aumento de suma fija por cada dólar que ingrese o un sistema variable, como rigió desde 2002 y luego continuó el kirchnerismo.

Entre las petroleras se encendieron las luces de alarma por estos trascendidos, si bien todavía no han trascendido detalles. “Por un lado nos dicen que el plan será exportar más y que Vaca Muerta es clave. Pero por otro ya hablan de aumentar retenciones al sector. Las dos cosas al mismo tiempo van a ser difíciles de conseguir”, le explicaba a Infobae un alto ejecutivo en estricto off the record.

 Como no alcanza con aumentarle las retenciones al campo para achicar el agujero fiscal en 2020, también habría más presión fiscal sobre el sector petrolero y las mineras. El peligro obvio es afectar las exportaciones que el propio Alberto Fernández dice que quiere impulsar

Este aumento de la presión impositiva podría al mismo tiempo permitir un alivio para sectores que tienen más dificultades para competir, como la industria, las Pymes y los servicios. En este caso podría quedar congelado el nivel de retención, lo que en la práctica significa una licuación gradual de la presión fiscal o que directamente se lleve la alícuota a cero.

Guillermo Nielsen (Martín Rosenzveig)

Los referentes económicos del Frente de Todos, con Guillermo Nielsen a la cabeza, están trabajando en un plan para impulsar el desarrollo de Vaca Muerta. El congelamiento de precios que decidió el gobierno de Mauricio Macri en agosto y luego las restricciones cambiarias se factores que alejan inversiones y ponen en peligro el nivel de producción de los próximos años. Todavía no han trascendido detalles del plan, pero los incentivos quedarían en parte contrarrestados si aumenta la presión sobre las exportaciones.

 Actualmente todas las exportaciones pagan $4 por dólar, aunque algunos sectores aportan sólo $3, que es el caso de las economías regionales y las Pymes. Pero la suba del dólar hasta $60 en el mayorista licuó parte de los ingresos

Fernández viene manifestando que la clave para estabilizar el dólar es impulsar al sector exportador. Pero esta visión es en principio opuesta a la posibilidad de gravar con más peso al sector. Sin embargo, este año el superávit fiscal llegaría a los USD 12.000 millones, el valor más alto de los últimos años. Este resultado positivo, sin embargo, está sólo parcialmente explicado por un aumento de las exportaciones. En realidad, la principal explicación es la caída de las importaciones.

Otro tema clave es a cuánto se proyecta el resultado fiscal de 2020. Si se renegocia la deuda, el rojo de 3% del PBI de intereses caería sustancialmente. Y luego quedaría el déficit primario, que este año se acercaría a 1% del Producto. Como todavía no se sabe cuál será el gasto planeado para el año próximo, resulta casi imposible estimar cuál es el déficit que habrá que salir a cubrir con mayor recaudación.

 Por un lado nos dicen que el plan será exportar más y que Vaca Muerta es clave. Pero por otro ya hablan de aumentar retenciones al sector. Las dos cosas al mismo tiempo van a ser difíciles de conseguir

Otra opción que utilizaría el nuevo gobierno es aumentar la alícuota de Bienes Personales, conocido también como el “impuesto a la riqueza”. Actualmente el nivel máximo es de 0,75% pero la idea sería aumentarlo significativamente. Sin embargo, sería más bien una señal política para los votantes de Frente de Todos, porque tendría poco efecto en la práctica ya que la actual recaudación es muy escasa.

Coment� la nota