Alerta máxima en Australia por incendios: el fuego se acerca a Melbourne

Alerta máxima en Australia por incendios: el fuego se acerca a Melbourne
Los bomberos australianos trabajan para contener las llamas de dos de los incendios que se declararon en Victoria y advierten de que las condiciones metereológicas volverán a empeorar a finales de semana.
Mientras, el frente que se acercó hasta los barrios de la periferia de Melbourne, la capital del sureño Estado australiano de Victoria, y que estuvo muy cerca de destruir unas 300 casas, está controlado.

El incendio superó las setenta hectáreas de extensión, destruyó una vivienda en Belgrave South y llegó a treinta metros de las primeras calles de Tecoma, a unos cuarenta kilómetros del centro de Melbourne.

Los residentes que evacuaron sus casas anoche han empezado a regresar a sus propiedades , para protegerlas de los rescoldos del fuego.

El portavoz del departamento de Medio Ambiente de la región, Stuart Ord, pidió a los ciudadanos que se mantengan en alerta: "Tenemos que ser conscientes de que, hasta que no llegue la lluvia, seguiremos luchando contra los fuegos durante un tiempo. No queremos asustar a nadie; es un hecho y ya está", indicó.

El frente de Daylesford, un pueblo turístico y pintoresco a unos cien kilómetros al noroeste de Melbourne, continúa activo. Brotó a media tarde de ayer y ya ha arrasado un área de 2.800 hectáreas.

Unos 500 bomberos apoyados por helicópteros trabajan para controlar sus llamas y han evitado que se perdieran edificios y casas en la zona.

Otro incendio en el sureste de Victoria, en la zona de Gippsland, amenaza con avanzar por el bosque de Mullundung, debido a que los árboles en ese área están muy secos.

El cambio en la dirección del viento durante la jornada de ayer reavivó el foco de Churchill, que las autoridades creen que fue provocado, y que destruyó varias casas cerca de la localidad de Yarram, hace dos semanas.

Los bomberos intentan crear un cortafuegos al este del incendio, pero advierten de que si no logran controlarlo en las próximas horas, saltarán al bosque y tardarán días en tenerlo bajo control.

Australia celebró el domingo una jornada de luto por las 210 víctimas mortales del "Sábado Negro", el 7 de febrero de 2009 pasado, cuando empezaron los incendios en el estado de Victoria, después de dos semanas de una ola de calor sin precedentes en el sur del país.

Comentá la nota