Alerta: la guerra de escuelas no tuvo paz en el inicio de las clases.

Un grupo de estudiantes habría agredido verbalmente a estudiantes del Bachillerato Humanista en la zona de ingreso a ese establecimiento educativo. Temen que este año surjan nuevas disputas y más violentas.
Cuando aún no se había apagado el eco de los discursos de bienvenida por el inicio del ciclo en los establecimientos educativos de la provincia, ayer por la mañana la llamada guerra de escuelas encendió nuevamente el alarma de la violencia entre estudiantes, en momentos en que alumnos identificados con uniformes de un conocido colegio privado de la ciudad amenazaron y agredieron verbalmente a chicos que estaban por ingresar al Bachillerato Humanista, ubicado en calle 24 de Septiembre, casi Urquiza. Las amenazas verbales fueron presenciadas por un grupo de padres de alumnos del Bachillerato Humanista, quienes comentaron a EL LIBERAL la desagradable experiencia que tuvieron que vivir junto a sus hijos que se aprestaban a ingresar al colegio de calle 24 de Septiembre. Uno de los padres que presenció el inconveniente contó a EL LIBERAL que el “hecho ocurrió alrededor de las siete y media de la mañana, cuando los chicos se disponían a ingresar al local del Bachillerato Humanista”. “De repente, un grupo de 10 chicos, de aproximadamente 14 ó 15 años que caminaba por la vereda del frente, comenzó a manifestar una serie de insultos a los alumnos de este establecimiento”. Según recuerda este padre, quienes se encontraban en el lugar se sorprendieron por la actitud provocadora de estos jóvenes estudiantes y recordaron con preocupación los hechos ocurridos el año pasado. “Me alarma, porque uno se queda intranquilo pensando que nada puede pasar”, dijo el testigo y agregó: “Yo lo llevo a la mañana, pero al mediodía mi hijo se retira solo; ahora uno queda pensando si lo agarra una batota de éstas y lo enfrenta simplemente por tener el uniforme del supuesto colegio rival”. El conflicto que parecía haberse acabado a mediados del año pasado, renació y generó nuevamente preocupación en decenas de padres y tutores que ven en este hecho un posible inicio de futuros enfrentamientos entre las dos comunidades.

Comentá la nota