Alerta por falta de recursos en la Policía de Rincón

Un asalto a un puestero desnudó la ausencia de personal para hacer vigilancia e investigación.

Las advertencias que llegaron a las máximas autoridades judiciales hicieron que se enviara un grupo del servicio de investigaciones.

Neuquén > Un hombre que fue golpeado por varios individuos y amenazado con armas de fuego en su propia casa, ubicada en una zona cercana al yacimiento Puesto Hernández, se encuentra totalmente desprotegido.

La escasa fuerza policial destinada a la Comisaría 35 de Rincón de los Sauces resulta insuficiente para investigar los graves hechos que comenzaron en el mes de diciembre pasado.

Las circunstancias especiales "altamente preocupantes y de extrema gravedad" habrían sido confirmadas por efectivos de la mencionada seccional al juez de todos los Fueros Héctor Ricardo Agostino y también a la fiscal María Soledad Rangone.

Tal es así que el delicado asunto terminó en los despachos del Fiscal de Cámara Rómulo Patti y del propio Jefe de Fiscales de la Provincia, Alberto Tribug, quienes en forma inmediata procuraron corregir las irregularidades, que se relacionan solamente con la imposibilidad de observación, vigilancia y seguimiento policial.

Trascendió ayer que también tomaron debido conocimiento del asunto, Jefes Policiales y funcionarios del gobierno provincial vinculados con el área de Seguridad.

Fuentes judiciales informaron a La Mañana de Neuquén que en las últimas horas de la tarde de ayer, una comisión integrada por cuatro efectivos que responden al Servicio de Investigaciones Fiscales se movilizó en forma urgente hacia Rincón de los Sauces para ponerse a disposición de la fiscal Ragone.

Se sabe que la fiscal habría insistido en la búsqueda de personal policial para avanzar en el esclarecimiento de los hechos. Sin embargo los múltiples intentos resultaron negativos, por lo que no hubo otro camino que alertar sobre el caso a fiscales superiores.

Los delitos

Los datos recogidos por este diario permiten indicar que las agresiones y amenazas contra el propietario del puesto, reconocido como Eduardo Molina, comenzaron el 23 de diciembre pasado.

El hombre denunció que primero fue intimidado mediante escritos anónimos por personas desconocidas y que después dos sujetos fueron hasta su domicilio, donde fue golpeado y amenazado con armas de fuego.

También habría declarado que en momentos en que su vivienda se encontraba temporalmente deshabitada, entraron por la fuerza y le sustrajeron documentación que prueba su legítima tenencia del campo que habita y que se encuentra ubicado a unos 20 kilómetros de Rincón.

Molina declaró también que los atacantes son tres personas que cubren sus rostros con capuchas y sus manos con guantes y que utilizan armas de grueso calibre. Además, explicó que vive con un familiar de 84 años.

Finalmente se señaló que la víctima es una persona que no tiene antecedentes judiciales y tampoco policiales y que, por el momento se desconoce cuáles fueron las motivaciones que llevaron a los delincuentes para cometer los graves delitos.

Comentá la nota