La alerta energética se disipa en la zona y aumenta en el país

NEUQUÉN y BUENOS AIRES (AN y DyN) - Con las menores temperaturas que se registraron en Neuquén y el Alto Valle rionegrino, se disipó ayer la alerta que había emitido el sistema regional. En cambio la ola de calor siguió ayer en la zona central del país hizo que se registrara un nuevo récord de demanda de potencia eléctrica.

En las provincias de Chaco, Formosa y La Rioja la temperatura fue superior a 40 grados, mientras en el partido bonaerense de Bahía Blanca se registraron 50 grados.

A raíz de la ola de calor, la demanda de energía eléctrica alcanzó ayer un "pico" de 19.370 megavatios (MW) de potencia a las 14.50, lo que constituyó un nuevo récord, que ya había sido marcado el jueves, con 19.343 MW

La estación transformadora Planicie Banderita (del EPEN), que es el punto débil del sistema regional, trabajó ayer al 88% de su capacidad. Por ahora la cooperativa CALF no informó sobre los problemas que, trascendió de fuentes técnicas, tiene en uno de los alimentadores que abastece la ciudad.

Este mes se cumplió un año sin el aporte de Turbine Power, la generadora de Roca que se averió en 2009, y con algunos refuerzos, el sistema se comportó mejor que en el verano pasado (ver la edición de hoy de "Río Negro Energía").

En la ciudad de Buenos Aires la sensación térmica fue de 38,2 grados a las 16, cuando la temperatura fue de 33,9 grados.

La ola de calor en la capital federal mantiene en "naranja" la alerta para esa ciudad, norte de Buenos Aires, y las ciudades de Entre Ríos y Santa Fe.

El sistema de alertas (amarilla, naranja y roja) fue dispuesto en forma de prueba por el SMN a partir de la acumulación de calor durante varios días en relación con el número de muertes ocurridas en la Ciudad de Buenos Aires.

Comentá la nota