Alerta por la crecida del Salado

La crecida del río Salado a causa de las lluvias provocó la alerta en una decena de pueblos ribereños, donde la amenaza de desborde está latente. Ayer, personal de Recursos Hídricos de la provincia trabajó en el departamento Alberdi en la construcción de defensas y en Figueroa se desvió el agua hacia un embalse para resguardar a poblaciones como Bandera Bajada, donde el curso está a metros de las viviendas.
De los 34 metros cúbicos que normalmente corren por el río, el volumen de agua ascendió hasta ayer a 180 metros cúbicos, luego de que se registrara a principios de semana una lluvia torrencial que fue seguida de persistentes aguaceros que fueron sumando litros al cauce.

Además, en Salta, donde el río recibe el nombre de Juramento, las lluvias fueron incesantes desde el 2 de enero, para entrar ayer en una tensa calma, aunque el pronóstico meteorológico para la zona no descarta nuevas precipitaciones.

Consultada por EL LIBERAL, la presidenta de Recursos Hídricos de la provincia, Ing. Norma Fuentes, dijo ayer que "la situación se mantiene estable", pero para proteger a los pueblos más amenazados por eventuales desbordes se empezaron a levantar defensas con bolsas con arena a la altura del paraje Hoyo Cerco, en el departamento Alberdi, donde el agua subió a niveles peligrosos para los pobladores de la zona. Precisamente, en este departamento uno de los pueblos más afectados por las crecidas suele ser Santos Lugares, que está a pocos kilómetros de la orilla y donde se dice ya hay algunas familias con agua dentro de sus casas por las lluvias.

En Bandera Bajada, departamento Figueroa, la situación no es menos preocupante, razón por la cual obreros de Recursos Hídricos hicieron ayer en el paraje Cuchi Pozo lo que se llama un "pulmón", abriendo un surco en una de las orillas para desviar el agua hacia un embalse, para retrasar una eventual crecida que inundaría al menos la mitad de los barrios del pueblo.

Mientras tanto, personal de Defensa Civil, de Recursos Hídricos y del Grupo Especial de Rescate están realizando permanentes monitoreos del volumen que ingresa desde el Norte para prevenir cualquier escape del cauce hacia zonas habitadas, dijo Fuentes. 

Comentá la nota