Alerta en la ciudad

Paisaje. Desde ayer, Santiago cambió su fisonomía. El avance de la gripe A, con la confirmación de los casos locales y la declaración de la emergencia provincial, ya está entre nosotros y los santiagueños han empezado a adoptar las medidas de seguridad que se han implementado en los lugares del mundo más comprometidos con la enfermedad.
Mientras avanzó la mañana, empezaron a aparecer cada vez más personas caminando las calles de la ciudad con el rostro cubierto. Algunas empresas, incluso, distribuyeron barbijos entre sus empleados. Ha sido el caso de algunas de las que concesionan las líneas de transporte público, que ordenaron a sus choferes manejar con las mascarillas, o de algunos bares, que se las entregaron a sus mozos para brindar el servicio de todos los días. Las escuelas, mientras tanto, amanecieron desiertas. La mayoría sin la concurrencia de docentes ni alumnos.

Las fotos del primer día de Santiago en emergencia son imágenes a las que, mientras dure la pandemia, habrá que acostumbrarse.

Comentá la nota