Alerta del agro, que convocó a protestas en todo el país

Al fracasar la reunión de ayer con el Gobierno, que no modificará las retenciones, el ruralismo vuelve a movilizarse en las rutas y llevará la discusión al Congreso; crítica de Kirchner al sector
La relación entre el campo y la Casa Rosada volvió a quedar anoche al borde de la ruptura. Luego del fracaso de la cuarta reunión con el Gobierno, la Comisión de Enlace de las entidades rurales declaró el estado de movilización en todo el país para los productores, que quedaron a las puertas del paro, y dijo que buscará bajar las retenciones a las exportaciones agropecuarias a través del Congreso.

La decisión se conoció mientras se producían más de 30 concentraciones de productores, algunas de ellas con cortes de ruta, como sucedió en el túnel de Paraná, en la localidad santafecina de General Lagos y en varias localidades de Chaco.

Los dirigentes justificaron la nueva protesta por la negativa del Gobierno a discutir bajas en el impuesto a las exportaciones agropecuarias que, de acuerdo a los ruralistas, atenta contra la supervivencia de miles de productores en el interior.

"No estamos hablando de renta extraordinaria. Hablamos del destino de miles de ciudadanos cuya suerte está atada al campo", explicó el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, que presidió el anuncio junto al presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati; el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, y el presidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Carlos Garetto.

La reacción del agro molestó al Gobierno. "Sean humildes y responsables y no agudicen la confrontación", les reclamó el ex presidente Néstor Kirchner, durante un acto en La Plata (de lo que se informa por separado). "Cuando un sector le quiere imponer [algo] a otro, no hay otra forma de resolverlo sino a través de las urnas, que es lo más legítimo", agregó, llevando las diferencias al plano electoral.

"Vamos a hacer lo posible para encontrar soluciones pero no vamos a rifar el esfuerzo de millones de argentinos", dijo el ministro del Interior, Florencio Randazzo, que participó del encuentro junto a la ministra de la Producción, Débora Giorgi. Randazzo y Giorgi destacaron que ayer se habían logrado avances para la sequía, las economías regionales y el financiamiento de deudas de los productores con financiamiento del Banco Nación. "Las retenciones, que son el tema medular, no se trataron", refutaron Buzzi y Llambías, aunque confirmaron que seguirán negociando soluciones para estos temas y las cartas de porte en reuniones que mantendrán en los próximos días con la presidenta del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont, y con el jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray. Los dirigentes también confirmaron que seguirán asistiendo a las reuniones a las que el Gobierno los convoque, independientemente del llamado a la protesta.

Lobby y rutas

Por otro lado, los ruralistas anunciaron que a partir de hoy emprenderán acciones de lobby en el Congreso para conseguir los votos favorables al proyecto de baja de retenciones que la oposición terminó de redactar ayer y que se debatiría mañana en una sesión especial.

Este proyecto, que incluye rebajas de las alícuotas al 25% para soja, al 20% para maíz, al 15% para trigo y sorgo, y la eliminación de las retenciones a la leche y a los cortes bovinos de alto valor y a la segmentación según escala de producción, contaría con el apoyo de 100 diputados, según informó el diputado Cristian Gribaudo (Pro-Capital), uno de los integrantes de la llamada "bancada rural", que impulsa el proyecto.

Aunque los dirigentes no adelantaron qué pasaría en caso de fracasar el tratamiento de las retenciones en el Congreso, varios ruralistas dan por seguro que, de trabarse el proyecto, se volvería al paro. "De hecho, si bien aún no convocamos al cese de comercialización, con estas condiciones nadie va a vender", dijeron fuentes de la Rural y Coninagro. "No vamos a renunciar a la pelea por las retenciones. Haremos uso de todas las vías de presión posibles", dijo Biolcati minutos después.

Por otro lado, desde las principales rutas del país, centenares de productores reclamaron soluciones urgentes para el sector y prometieron que volverán a concentrarse mañana, para seguir la sesión especial del Congreso. "El jueves volveremos a la ruta a esperar y ver qué es lo que acontece", señaló el dirigente de Federación Agraria en Entre Ríos Alfredo Bel.

Otros que hicieron vigilia fueron grupos de autoconvocados de Buenos Aires y Santa Fe, que aguardaron en la puerta del Ministerio de Economía el resultado de la reunión y que dedicaron largos discursos contra el ministro del Interior, Florencio Randazzo; la secretaría de Comercio Interior, que conduce Guillermo Moreno, y la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca). "¡ Minga que vas a volver a Chivilcoy, Randazzo!", gritaron.

El fracaso de la reunión pareció sepultar por un momento las intenciones de los dirigentes de presentarse como candidatos en las elecciones. Así, al menos, lo aclararon Llambías y Buzzi, que recibieron ofertas esta semana, pero desestimaron la posibilidad de participar en política mientras siga el conflicto del agro. "La prioridad hoy es la lucha en las entidades, no la política", coincidieron ambos.

Cuatro reuniones

1) Primer round, "un cuatro"

Tras el sexto paro agropecuario en el gobierno de Cristina Kirchner, el 24 de febrero se realizó la primera reunión de los ruralistas con el oficialismo. "De uno a diez, la nota del encuentro es cuatro", dijo Eduardo Buzzi al salir.

2) Con la Presidenta

En el segundo encuentro, el martes 3 de marzo, estuvo la Presidenta y dejó como resultado la firma de actas con medidas para trigo, carne y leche. El pacto fue rechazado por las bases de CRA, FAA y por los autoconvocados.

3) El estancamiento

En el tercer encuentro, el martes 10 de marzo, los ruralistas dijeron que el Gobierno no había cumplido con lo pactado. Los dirigentes afirmaron que en el encuentro sólo había habido promesas.

4) Al borde del paro

Ayer fracasó la negociación para rebajar las retenciones y los ruralistas decidieron movilizarse y recurrir al Congreso.

Comentá la nota