Alemania y Japón sufren por sus exportaciones

Las ventas al extranjero se derrumbaron en ambos países
FRANCFORT.- El derrumbe de las exportaciones hundió a Japón y a Alemania aún más en la recesión, lo que, sumado a la seria crisis que afecta a Estados Unidos, despertó nuevos temores a que la economía mundial se encamine a una depresión.

El gobierno japonés anunció ayer que las exportaciones se hundieron un 45,7% interanual en enero, una cifra récord que parece confirmar que la segunda economía mundial está camino a convertirse en una de las mayores víctimas de la crisis financiera internacional.

"Debido a la contracción de la economía mundial, el modelo empresarial de Japón, dependiente de las exportaciones, no funciona", indicó Kyohei Morita, economista jefe para Japón del Barclays Capital.

La dependencia de Japón de los mercados extranjeros para impulsar su recuperación tras una década de estancamiento lo ha dejado particularmente vulnerable a la crisis, que ha afectado a la demanda de sus automóviles, televisores y bienes de alta tecnología.

El déficit comercial japonés trepó a 9900 millones de dólares en enero, mes en el cual las exportaciones se hundieron un 45,7% en relación con un año antes, según el Ministerio de Finanzas. Este es el mayor déficit desde que empezaron a registrarse estas cifras, en 1979, y marca un cambio dramático en el destino de la economía japonesa, que solía gozar de amplios superávits comerciales.

Con las economías de Estados Unidos, Europa y Japón en recesión al mismo tiempo, ninguna puede acudir al salvavidas de las exportaciones para salir de la crisis, que amenaza con convertirse en una gran depresión como la de los años 30.

"Creo que la economía mundial se encamina hacia una depresión, así que la perspectiva de una recuperación de la demanda de corto a mediano plazo para los bienes japoneses es muy baja", indicó Kirby Daley, estratega jefe del Newedge Group en Hong Kong.

Derrumbe

La caída de las exportaciones socavó también a la economía alemana, la mayor de Europa, que se contrajo un 2,1% en el último trimestre de 2008, su mayor caída desde la reunificación del país, en 1990, tras un declive de 7,3% de las ventas al extranjero en el cuarto trimestre del año pasado.

El gobierno alemán espera que la economía se contraiga un 2,25% este año. Desde la Segunda Guerra Mundial, la economía alemana nunca se había contraído más de un 1% en algún año.

La contribución negativa al PBI del comercio exterior resaltó el impacto que la crisis global tuvo en Alemania, que como el mayor exportador mundial de bienes disfrutó del auge de la demanda externa hasta principios del año pasado.

"Alemania está sintiendo realmente la recesión mundial en la parte de las exportaciones. El consumo privado, por otro lado, no ha caído tan intensamente como se temía", dijo el economista Jürgen Michels, de Citigroup.

En tanto, la economía de Gran Bretaña se contrajo 1,5% en el último trimestre de 2008, al ritmo más rápido desde 1980, informó ayer la Oficina Nacional de Estadísticas. La contracción de la actividad por segundo trimestre consecutivo confirmó que Gran Bretaña se encuentra en recesión por primera vez en 18 años.

Por su parte, en Europa del Este la situación sigue siendo extremadamente delicada. Tras degradar anteayer las calificaciones de la deuda soberana de Letonia, la agencia internacional Standard and Poor´s (S&P) prosiguió ayer con Ucrania y rebajó sus notas por los "riesgos" de que no se ejecute el programa de apoyo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Comentá la nota