Alem y la distancia, ahora con su propio bloque

La primera sesión ordinaria no tuvo temas destacados. Pero mostró a Julio Alem en soledad. Un concejal de su propio bloque, Arnaldo Cazot, aclaró la disidencia con los dichos del presidente en el discurso de apertura de sesiones del 6 de abril. Y cuando fue duramente cuestionado por un concejal de la Coalición ningún edil oficialista salió en su defensa.
Este jueves se realizó la primera sesión ordinaria del año en el Concejo Deliberante. Sin temas destacados la reunión sirvió para dejar entrever cómo serán las relaciones entre los concejales, las tensiones y los posibles acuerdos que son más legibles en un año lectoral y con consecuencias impredecibles a esta altura.

Y esos datos aparecieron ni bien arrancó: en cada encuentro se ponen a consideración las versiones taquigráficas de la sesión inmediata anterior, es decir en este caso, de los discursos de apertura de periodo ordinario que pronunciaron el presidente del cuerpo, Julio Alem, y el intendente, José Eseverri el 6 de abril.

La instancia no reviste mayores pasos: busca dejar constancia de la fidelidad entre lo hablado por los oradores y el registro escrito que tomó el taquígrafo.

Pero en la noche del jueves mostró otra cosa. Pidió la palabra el concejal eseverrista Arnaldo Cazot: ``no estoy de acuerdo con muchas de las cosas que dijo usted señor presidente en la apertura de sesiones´´, aclaró el edil.

Sin darle mayor importancia Alem repitió las palabras del Cazot y se limitó a seguir la sesión con la lectura del secretario.

Inmediatamente después el concejal Franco Cominotto, del bloque Frente Coalición Cívica (FCC), planteó el tema de la charla con el fiscal General del Departamento Judicial Azul (Eduardo Serradell) y le recriminó a Alem la demora en referencia al pedido de reunión aprobado hace más de aun año en el HCD. Los choques entre los concejales de FCC y el presidente del cuerpo son habituales, pero esta noche, la máxima autoridad en el Deliberativo decidió dejarla pasar y responder: ``bueno´´.

Y los dichos de Cominotto, con duras acusaciones a la gestión de Alem, tampoco tuvieron una contrarrespuesta desde el oficialismo que, habitualmente, al menos hasta la sesión anterior a la del 6 de abril, salía en defensa de la figura del presidente del cuerpo.

Las intervenciones de Cazot y Cominotto mostraron a un Alem un tanto solo en el recinto: con abierta disidencia de un edil de su propio bloque y sin defensa de parte de su bancada ya no personal, sino ni siquiera del puesto que ocupa.

La sesión siguió con el tratamiento de una decena de proyectos de los cuales apenas uno generó un pequeño debate: el pase a archivo de un pedido de donación al municipio para Cáritas Monte Viggiano.

Comentá la nota