Alejados de las dos CGT, piden una suba salarial para estatales

Un nuevo frente de gremios no descarta tomar medidas de fuerza.
Todos quieren dialogar y todos invitan. Pero a la hora de ceder espacios de poder, las palabras se acaban. La fractura de la Confederación General del Trabajo (CGT) movió las estructuras del sindicalismo local con vistas a las negociaciones salariales de un año con pronóstico de crisis económica.

Desde los nuevos y los viejos frentes, como la CGT-Buenos Aires y la CGT-Laprida, se apuran a decir que están abiertos para todos, pero los protagonistas señalan que la realidad es otra. Al menos, esto es lo que plantearon los miembros de la Unión de Gremios Estatales de Tucumán (Ugest). La entidad nació porque sus dirigentes tomaron distancia del discurso opositor de la CGT- Buenos Aires y luego no lograron un lugar en la conducción de la CGT-Laprida.

La Ugest, que reúne a unos 18 gremios que se desprendieron del Frente de Gremios Estatales y que se define como dialoguista, quedó conformada ayer, luego de un breve acto en la sede de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA). El titular del gremio de la sanidad, René Ramírez, entró a la asamblea siendo ya el Secretario General de la Ugest por lo que el trámite de votación duró unos 40 minutos. José “Rina” Contreras, de la Federación de Sindicatos Municipales y Comunas Rurales, fue elegido como secretario adjunto; y Guillermo Avellaneda, de los trabajadores del Casino, como secretario de finanzas.

Ni una ni otra

“Hay dos CGT, una ultraoficialista y otra ultraopositora. Los estatales no nos beneficiamos con ninguna. Tenemos un proyecto más equilibrado y ya trazamos una agenda de trabajo 2009 en la que los aumentos salariales serán la prioridad”, fueron las primeras palabras de Ramírez como líder de la Ugest.

El dirigente no descartó que puedan tomar medidas de fuerza en caso de que sus reclamos no sean escuchados. “Ojalá vengan cosas buenas. Sino, tenemos que estar preparados”, puntualizó.

Desde el inicio, los referentes de este nucleamiento se diferenciaron del Frente de Gremios Estatales que antes conformaban. “Ese Frente cumplió un ciclo. Buscamos luchar por los intereses de los trabajadores”, disparó Contreras.

El secretario de Trabajo de la provincia (y miembro de la CGT- Laprida), Roberto Jiménez, fue consultado sobre la atomización del escenario sindical tucumano. “Cuando sobran los dirigentes y faltan los cargos, hay dos opciones, acompañar o hacer una agrupación distinta”, sentenció.

Comentá la nota